LA COLUMNA DE LA DRA MARISOL
Por: Marisol Muñoz-Kiehne

El diario vivir está lleno de dificultades que amenazan el bienestar emocional infantil y juvenil. Con la pandemia del Covid y sus secuelas, hoy en día los niños y adolescentes están creciendo bajo grandes presiones. Las tasas de problemas de salud mental y de suicidio en los jóvenes son alarmantes, reflejando y causando gran sufrimiento en nuestros hogares y comunidades.

La salud física, emocional, y social infantil y juvenil depende en gran medida de la salud mental. Cuando los niños no están mentalmente sanos, sus cuerpos se enferman, sus relaciones sufren, y su capacidad de aprender se deteriora. Y cuando la salud mental de un miembro de la familia falla, especialmente si se trata de los padres o encargados de los niños, los chicos pueden ser afectados significativamente. Una de las mejores maneras de promover la salud mental infantil y juvenil es atendiendo la salud mental de sus padres y encargados.

Depresión Infantil y Juvenil

Lamentablemente, la depresión en niños y adolescentes es más común de lo que pensamos. Sin embargo, a menudo no se detecta o trata temprano porque puede manifestarse de manera diferente a la típica en la adultez.

Síntomas

• Tristeza o irritabilidad persistentes
• Pérdida de interés en actividades favoritas
• Falta de energía, agotamiento
• Malestar, achaques y dolores
• Cambios en el comer
• Cambios en el dormir
• Deterioro en el desempeño académico
• Dificultades en las relaciones con otros
• Aislamiento
• Problemas de concentración
• Preocupación persistente
• Desesperanza
• Pensamientos o actos auto-destructivos

Causas y Efectos

Los episodios depresivos son precipitados por una combinación de factores.

• Algunos factores bioquímicos son las predisposiciones heredadas y los desequilibrios hormonales.
• Algunos factores psicosociales son los problemas familiares, las presiones escolares, los conflictos sociales, y el haber sufrido pérdidas significativas.
• Las repercusiones de la depresión impactan el aprovechamiento académico, las relaciones interpersonales, y el sentido de amor propio, hasta el punto de desear morir.
• En busca de alivio para el malestar de la depresión, a veces se recurre al alcohol y a las drogas.

Tratamientos

• Los sicólogos, terapistas de parejas y familias, y trabajadores sociales clínicos ofrecen terapias y consejería individual, familiar, y grupal.
• Los pediatras y siquiatras de niños y adolescentes pueden recetar medicamentos.
• El tratamiento puede tener lugar mientras el niño o adolescente vive en su hogar, o en hospitales o instituciones residenciales mientras se estabiliza su condición emocional.
• Los planes de seguro de salud incluyen beneficios de salud mental, los cuales se traducen en tratamientos sicológicos y médicos.
Guías
• Enseñar a los niños y adolescentes a manejar sus emociones
• Escucharles, observarles y supervisarles
• Ofrecerles amor y apoyo incondicional
• Evitar las malas influencias y la violencia
• Hacer actividad física, ejercicio o deportes diariamente
• Comer alimentos sanos
• Respirar profundamente desde el abdomen
• Relajar los músculos (tensar y relajar grupos de músculos en secuencia)
• Evitar la nicotina, el alcohol, y las drogas ilícitas
• Desarrollar cualidades de optimismo, sentido del humor, y flexibilidad

Para más información e inspiración, escriba a la Doctora Marisol a doctoramarisolmunoz@gmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.