El 7 de diciembre, Sorensen dijo que una pareja identificada como Sadie y Eddie Martínez, que habían estado en el interior de la tienda Michaels, habían intentado secuestrar a sus hijos del vehículo que se encontraba en el estacionamiento del negocio.

Sorensen dijo que el 7 de diciembre llevó a sus dos hijos a la tienda Michaels en Petaluma y mientras compraba, afirmó que un hombre y la mujer empezaron a seguirla hasta el estacionamiento donde se encontraba su vehículo.

La pareja no hizo ninguna compra, pero la siguió hasta su automóvil, merodeó sospechosamente , y luego se fue cuando otra persona cercana se dio cuenta.

Sorensen dijo que pidió ayuda, habló con la policía y luego quiso compartir su historia en las redes sociales para alertar a otros padres del incidente.

Este falso secuestro que Sorensen público en las redes fue fabricado por la influencer para ganar miles de fans.

Katie al darse cuenta de la falsa historia que había creado perjudicando a una pareja inocente de Petaluma, inmediatamente retiró de las redes la falsa publicación de su denuncia que le había generado miles de seguidores.

Días después, Sadie, una de las acusadas por Sorensen, en una conferencia de prensa, denunció a Katie Sorensen sobre las falsas imputaciones que se les había hecho, y los daños que le había generado.

Este caso que fue publicado y conocido por una gran cantidad de personas, generó el repudio y condena del público contra Katie Sorensen.

Ahora Sorense se encuentra acusada por crimen de odio y por crear falsas acusaciones contra personas inocentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.