Un salto de rojo a naranja en la escala de calificación de California permitiría más negocios y actividades.

Las bodegas podrían realizar catas en el interior. Las pistas de bolos podrían reabrirse. Los gimnasios, restaurantes y lugares de culto podrían tener más personas en el interior.

“En este punto, nos dirigimos hacia el naranja”, dijo la Dra. Karen Relucio, funcionaria de salud pública del condado. “Nos estamos acercando cada vez más”. Si el condado puede cumplir con el criterio naranja durante las próximas dos semanas, podría pasar a naranja el 30 de marzo, dijo Relucio a la Junta de Supervisores del condado el martes.

Pero eso está lejos de estar garantizado. El condado debe bajar un poco más sus casos de COVID-19 para dar el salto al naranja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.