Los funcionarios de salud de Marin sospechan que la variante omicron podría ser la causa de un brote de COVID-19 que ocurrió después de una fiesta en un restaurante de Larkspur.

Al menos 28 personas dieron positivo por COVID-19 después del evento, que tuvo lugar el 11 de diciembre en Farm House Local. Algunos asistentes han experimentado síntomas similares a los de la gripe. Todos tenían entre 40 y 50 años.

Mike y Eliza Koeppel, una pareja de Larkspur de unos 50 años, fueron los anfitriones del evento.

Los Koeppel exigían que los invitados estuvieran vacunados para poder asistir. Ellos y muchos de los que asistieron también habían recibido vacunas de refuerzo. También se les pidió a los invitados que se auto administraran una prueba casera de COVID-19 para asegurarse de que no estaban infectados el día de la fiesta.

Los invitados no usaron máscaras porque el nuevo mandato estatal que requiere cubrirse la cara en todos los entornos públicos interiores aún no ha entrado en vigencia. La presencia de la variante omicron en Marín se confirmó el viernes, aunque probablemente llegó antes.

Se recomendó que las personas utilicen las pruebas caseras a más tardar la tarde del día anterior a los eventos, o preferiblemente esa mañana.

La semana pasada, la salud pública de Marin distribuyó 96,000 kits de prueba casera a familias con niños en edad escolar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.