Jacquelyn Torres, graduada de la Universidad de Dominican de San Rafael, busca retribuir a la sociedad con sus nuevos conocimientos.

Estados Unidos está llena de historias de personas que lograron sus metas y cumplieron sus sueños. Pero esas historias se enmarcan más cuando es una hispana la que los logra.

Jacquelyn Torres, nacida en Santa Rosa, es una hija de inmigrantes mexicanos, se graduó recientemente en la Universidad Dominican de California.

Jacquelyn ha sido contratada para trabajar como asistente graduada en el Civic House, el centro de Penn para el compromiso cívico y la educación en justicia social de Filadelfia

Allí se basará en su experiencia en defensa, junto con sus experiencias tanto dentro como fuera del aula en la Universidad Dominicana de California, mientras desarrolla programas de participación social y comunitaria.

Su padre Miguel Torres nos cuenta que «siempre la hemos apoyado en lo que podemos porque entendemos que la educación es muy importante para sobresalir en este país. Antes que le celebraran sus 15 años, ella prefirió que pagáramos cursos en la Universidad de California y Harvard».

Sus experiencias de ella como estudiante de educación especial, y sus observaciones de ella como estudiante universitaria de primera generación que aprendió la autodefensa, alimentaron su pasión por la política y la educación. Jacquelyn pasó un año trabajando en un informe que identificó las barreras que enfrentan muchos estudiantes de primera generación en su escuela secundaria.

“Si realmente queremos igualdad y abordar la brecha de logros, asegurémonos de que todos reciban la misma educación de calidad. Podemos hacer esto distribuyendo el dinero de los impuestos sobre la propiedad por igual entre las escuelas. No es ningún secreto que las escuelas en los vecindarios más ricos y predominantemente blancos están sobresaliendo porque tienen más fondos para brindar más recursos a sus estudiantes y maestros”, dice Jacquelyn.

Este fue solo el comienzo de un profundo compromiso con la justicia social para la hija de inmigrantes de Michoacán, México.

“La educación es la solución al odio porque ayuda a exponer a los estudiantes a diferentes identidades para desarrollar tolerancia y visibilidad. Para evitar que los miembros fueran intimidados y acosados ​​con el lanzamiento de piedras, era importante centrarse en la educación como la clave para cambiar la cultura”, recuerda Jacquelyn.

Jacquelyn actualmente trabaja en la comunidad como asistente de maestra para el programa de inglés como segundo idioma de educación para adultos de Canal Alliance.

Ella ve el valor que brinda la educación para ayudar a abrir más oportunidades para los estudiantes mientras los ayuda a escapar de los ciclos de pobreza.

Durante sus dos años en Dominican, Jacquelyn escribió cinco propuestas de educación superior, fundó dos clubes y ocupó 16 puestos de liderazgo. Su destacado liderazgo fue reconocido al recibir el premio Oficial Destacado de la RSO Dominicana 2021 y el Premio de la Asociación Estadounidense de Mujeres Universitarias.

Después de la escuela de posgrado, el objetivo de Jacquelyn es ingresar a la política para continuar su trabajo centrado en la brecha de logros educativos.

“Al crecer, decidí que en lugar de que los estereotipos determinaran mi destino, tomaría el poder sobre la historia de mi vida y seguiría rompiendo los límites que me impuso mi nacimiento”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.