La variante omicron se detectó en el condado de Marin en una persona que dio positivo por COVID-19 después de regresar de un viaje al este. El individuo, que estaba completamente vacunado pero no había recibido un refuerzo, ahora está en cuarentena con síntomas leves.

Es probable que este no sea el primer residente de Marin infectado con la variante. Los funcionarios de salud pública dijeron que se han detectado niveles bajos de la variante en muestras de aguas residuales tomadas en varios sitios de recolección locales en el condado.

Marin analiza periódicamente las aguas residuales locales para detectar variantes de COVID-19. Estos resultados sirven como un sistema de alerta temprana, ya que las muestras de las personas que dan positivo en la prueba de COVID-19 deben enviarse a un laboratorio fuera del condado para la secuenciación del genoma completo y determinar la variante involucrada. Ese proceso puede tardar hasta una semana en obtener resultados.

Las inyecciones de refuerzo son importantes porque, si bien el régimen estándar de dos dosis de la vacuna Pfizer o Moderna está demostrando ser menos eficaz para prevenir la infección con omicron, las personas que han recibido una tercera dosis de vacuna están demostrando una resistencia mucho mayor a la variante.

Actualmente, el 87% de los residentes elegibles de Marin están completamente vacunados. Aproximadamente 95,000 residentes, casi la mitad de los elegibles, han recibido una vacuna de refuerzo. Debido a que los residentes mayores tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades graves si se infectan con COVID-19, la salud pública de Marin se ha fijado la meta de que el 75% de los residentes de 55 años o más reciban una dosis de refuerzo para mediados de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.