Las altas temperaturas y la vegetación seca han sido dos elementos que han contribuido con el avance sin freno del fuego Oak en California, en las cercanías del parque nacional. El gobernador Gavin Newsom declaró el estado de emergencia en el condado más afectado por el fuego.

Los equipos en tierra protegieron las casas mientras los aviones cisterna lanzaban retardante sobre las llamas de 50 pies (15 metros) que corrían por las crestas al este de la pequeña comunidad de Jerseydale. Los vientos ligeros arrastraron las brasas hacia las ramas de los árboles «y como está tan seco, es fácil que surjan incendios puntuales y eso es lo que alimenta el crecimiento», dijo la portavoz de Cal Fire, Natasha Fouts.

Las evacuaciones estaban en marcha para más de 6,000 personas que viven en un tramo de varias millas de la zona poco poblada en las estribaciones de Sierra Nevada, aunque un puñado de residentes desafió las órdenes y se quedó, dijo Adrienne Freeman con el Servicio Forestal de EEUU.

Un bombero lucha por aplacar las llamas del incendio Oak. El gobernador Gavin Newsom proclamó el estado de emergencia para el condado de Mariposa debido a los efectos del fuego. Las llamas destruyeron al menos 10 estructuras residenciales y comerciales y dañaron otras cinco, dijo el Cuerpo de Bomberos de California.

El incendio ‘Roble’ se inició el viernes en el condado Mariposa muy cerca del Parque Nacional de Yosemite. Ha arrasado hasta este domingo cerca de 12,000 acres, según las autoridades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.