La pandemia del coronavirus obligará a los colegios y servicios universidades del país a reelaborar el futuro profesional de los estudiantes de acuerdo a lo que la realidad les plantea.

De esta realidad no se escapa el Condado de Sonoma cuya economía vive de su industria vitivinícola, turística, hotelera, construcción , salud y cuidados médicos , gastronomía y otras actividades que exigen gran demanda por la realidad.

Con una mezcla de ingenio y perseverancia, la educación centrada en la carrera continúa prácticamente en todo el condado de Sonoma.

El entusiasmo es evidente con Adam Jason, un estudiante de la escuela secundaria de Petaluma que está tomando soldadura avanzada, construcción sostenible e introducción a la mecánica agrícola.

“Creo que definitivamente ha sido más difícil. Hay algo de material que podemos cubrir en las clases con libros y cosas así ”, dijo Jason. «Pero solo se puede trabajar hasta cierto punto con los libros, especialmente porque las clases están realmente diseñadas para ser prácticas».

Los estudiantes como Jason son un vínculo fundamental para el futuro de la economía local, ya que la educación profesional juega un papel clave en la formación de trabajadores para una amplia gama de trabajos en demanda en la región. A pesar de la pandemia, el trabajo continúa para educar a la próxima generación en todo, desde atención médica crítica hasta puestos de producción de bodegas y fabricación de alta tecnología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.