Tres miembros de la familia Mink yacían en tres camas en el hospital Kaiser Permanente en Santa Rosa en octubre pasado, luchando por respirar en la sala COVID-19.

En una habitación estaba el ex pastor Phillip Mink, de 74 años, un alma alegre que dirigía estudios bíblicos en el Christian Fellowship de Stony Point . Mink era un elemento integral en la comunidad y un voluntario devoto.

En la habitación de al lado estaba su esposa, Barbara Mink, de 75 años. Una matriarca detrás de escena, crió a sus hijos con amor por su fe cristiana, asegurándose de que se despertaran todos los días de la semana a las 6 a.m. para las devociones familiares.

Los Mink comenzaban su día con canciones, oraciones y una lectura de la Biblia. Muchas mañanas, el aroma de la pizza flotaba en el aire mientras Mink preparaba el almuerzo para que los niños se lo llevaran a la escuela, comida diaria que ponía celosos a los demás niños.

Su hija, Sonja Mink, de 52 años, cuyo amor por los niños brilló cuando dirigió el servicio de niños para su iglesia y trabajó administrando preescolares, estaba en una tercera habitación del hospital.

Ninguno de ellos sobreviviría a las complicaciones de salud que enfrentaron con COVID-19.

Estarían juntos en la muerte como lo estaban en Phillip Mink murió el 28 de octubre. El personal del hospital trasladó a Barbara y Sonja a la misma habitación. Madre e hija murieron dos días después con las manos juntas, palma con palma.

Fuente de información: Press Democrat
Por: JULIE JOHNSON

https://www.pressdemocrat.com/article/news/3-santa-rosa-family-members-fought-and-lost-battles-with-covid-19/?artslide=4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.