Casi cuatro meses después de que el Concejo Municipal de Petaluma aprobara la creación de un pequeño refugio para la población sin hogar de la ciudad, la ciudad aún tiene que mudar a los residentes, y los funcionarios citan retrasos en el envío y complicaciones por el coronavirus como contribuyentes clave al prolongado proceso de construcción.

La comunidad de 25 casas considerada People’s Village se prometió originalmente para diciembre o enero, pero las unidades se retrasaron después de que varios contratistas, consultores y miembros del personal de la ciudad enfrentaron lo que los funcionarios de la ciudad han llamado «problemas relacionados con COVID».

Las primeras cuatro unidades se entregaron en el estacionamiento del Centro Mary Isaak el viernes, dijo el administrador adjunto de la ciudad, Brian Cochran.

“Estamos avanzando lo más rápido que podemos y estamos comprometidos a hacerlo”, dijo Cochran en una entrevista telefónica el lunes por la tarde. “Va a ser súper emocionante para la comunidad, una vez que podamos ponerlo en marcha”.

Cochran dijo que los planes requieren que se entreguen e instalen entre una y cuatro unidades por semana, y agregó que los funcionarios de la ciudad no están esperando a que se instalen todas las unidades antes de comenzar el proceso de mudanza.

“Será una especie de apertura rodante, por así decirlo”, dijo Cochran. “A medida que se construyen y se entregan, se configuran y luego podemos agregar personas adicionales”. Se espera que los primeros residentes se muden a las unidades el 7 de febrero.

El Concejo Municipal de Petaluma aprobó la pequeña aldea hogareña en septiembre, contratando al mayor proveedor de servicios para personas sin hogar de Petaluma, el Comité de Personas sin Hogar, para administrar la aldea adyacente al refugio para personas sin hogar Mary Isaak Center de 80 camas de la agencia. Los funcionarios de la ciudad están trabajando para finalizar el contrato con COTS, dijo Cochran.

En julio, los miembros del Concejo Municipal acordaron gastar $1.7 millones del dinero federal de alivio del coronavirus en soluciones de vivienda. Y en noviembre, los funcionarios de la ciudad comprometieron otro millón de dólares que se destinaría a los servicios públicos en las casas de 72 pies cuadrados, así como a una amplia gama de servicios en el lugar, incluidos los de salud mental, seguridad durante la noche y administradores de casos.

Quickhaven, con sede en Rohnert Park, el contratista al que Petaluma recurrió para construir las unidades, enfrentó importantes retrasos relacionados con la actual crisis de envío, entre otros contratiempos relacionados con la pandemia. El proyecto es el último esfuerzo en la lucha de la ciudad contra la crisis de personas sin hogar declarada oficialmente en septiembre.
Previamente, los miembros del consejo aprobaron un aumento de $300,000 en fondos para COTS y lanzaron una unidad de intervención de crisis móvil de $1 millón.

En junio, los funcionarios de la ciudad también aprobaron una renovación de contrato de $350,000 para mantener el Equipo de calles del centro, que brinda acceso a los residentes sin hogar para ayudar con el trabajo voluntario al tiempo que brinda acceso a oportunidades laborales y otros servicios.

En Petaluma, la cantidad de residentes sin hogar alcanzó un máximo de tres años de 296, según el Censo de personas sin hogar del condado de Sonoma de 2020.

El director ejecutivo de COTS, Chuck Fernández, se negó a comentar sobre People’s Village, y el gerente de servicios de refugio, Robin Phoenix, no respondió a múltiples solicitudes de comentarios.

Cochran dijo que los líderes de la ciudad se han estado coordinando con los funcionarios del condado de Sonoma y otros proveedores de servicios para asegurarse de que los ocupantes elegibles puedan presentar una solicitud, pero no sabía cuántas solicitudes se habían recibido hasta el momento.

Ha habido un cambio importante en la forma en que el Condado de Sonoma administra la lista de clientes que necesitan o están interesados ​​en los servicios de refugio”, dijo Cochran. “El equipo de COTS está en el proceso de revisar los nuevos requisitos y delinear una lista de espera y un proceso de admisión que sirva mejor a la comunidad”.

Cochran agregó que los funcionarios planean que alrededor del 75% de los residentes de People’s Village sean locales de Petaluma.

Quienes se muden a la Aldea del Pueblo tendrán un límite de 180 días para su residencia. El personal trabajará con los residentes durante ese tiempo para encontrar una vivienda permanente.

Según el sitio web de COTS, los residentes que no hayan logrado una vivienda dentro de los 180 días deberán encontrar otros arreglos y luego se les alentará a inscribirse en el Sistema de Entrada Coordinada del Condado de Sonoma para que puedan ser considerados para oportunidades de vivienda adicionales.

Se instalará un cerco permanente en el sitio. También habrá un conjunto de reglas a seguir para los residentes, por lo que firmarán un acuerdo al mudarse. Los residentes que deseen ser considerados para People’s Village pueden solicitar una solicitud a través del equipo de divulgación de COTS, el equipo de calles del centro o en la recepción del Centro Mary Isaak. COTS también buscará referencias directas del Equipo de Calles del Centro, el Departamento de Policía de Petaluma y el Centro de Salud de Petaluma.

Fuente de información:
Argus Courier
Por: Amelia Parreira
Amelia Parreira es redactora del Argus-Courier. Puede comunicarse con ella en amelia.parreira@arguscourier.com o 707-521-5208.
https://www.petaluma360.com/…/petalumas-interim…/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.