Debido a la falla de un refrigerador que contenía 830 dosis de vacuna de Moderna en el Centro Médico Ukiah Valley, y con la finalidad de que no se malogren, el lunes, en tres horas, cientos de personas en general se inocularon contra el coronavirus.

La Dra. Bessant Parker, directora del centro médico Ukiah Valley Medical Center, dijo que el personal encargados del almacenamiento de las vacunas descubrieron que 830 dosis de la vacuna Moderna se habían descongelado durante más de nueve horas por fallas del sistema de refrigeración.

A fin de que no se pierdan las dosis, el centro médico no tuvo más remedio que distribuir la vacuna de forma gratuita y rápida.

Enterados de la emergencia, personal sanitario y público en general, hicieron largas colas en exterior e interior del centro médico para recibir las dosis de vacunas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.