Sudamérica vuelve de a pocos a la normalidad mientras expertos advierten una segunda ola de contagios

Mientras se flexibilizan las restricciones por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en América Latina, gobiernos llaman a la población a seguir cuidándose, pues mientras no haya una vacuna, la prevención es el mejor remedio frente a la pandemia, que deja millones de casos y miles de muertos en la región.

Perú anunció el reinicio de vuelos internacionales desde la próxima semana a Colombia, Ecuador, Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Panamá, como parte de la ampliación de su economía mientras se moderan los casos de coronavirus.

Los contagios se han reducido a un promedio semanal de 3.233 casos, lejos de los 9.000 que había a mediados de agosto. En tanto los muertos suman menos de 100 diarios, frente a los más de 250 a mediados de junio, según datos del Gobierno.

Vizcarra manifestó que si bien los casos y fallecidos por la enfermedad se han ralentizado en las últimas semanas, aun no se debe bajar los brazos para evitar una segunda ola de contagios.

Bolivia reanudó ayer los vuelos comerciales internacionales. Ya están operativos los vuelos de pasajeros a Estados Unidos y España. Exige que todos los pasajeros presenten pruebas negativas de COVID-19 realizadas como máximo siete días antes.

Colombia empezará este mes con vuelos internacionales pilotos, informó su presidente, Iván Duque, durante una sesión de preguntas y respuestas realizada a través de Facebook Live el lunes pasado, aunque no dio una fecha exacta.

Las autoridades sanitarias de Paraguay aprobaron un protocolo para la reactivación de vuelos internacionales con Uruguay desde este mes, informó su gobierno el pasado 23 de agosto.

El protocolo solo autoriza el reinicio de las operaciones aéreas entre los dos países a través de los llamados “vuelos burbuja”.

A Uruguay solo pueden ingresar sus ciudadanos, extranjeros residentes o miembros de cuerpos diplomáticos, entre otras excepciones (que incluirán a los paraguayos). También habilita el ingreso, caso por caso, por razones humanitarias, de reunificación familiar o motivos laborales.

Brasil ordenó el pasado 29 de julio la reapertura de sus fronteras aéreas para los extranjeros con el objetivo de reflotar su devastada industria turística. El presidente Jair Bolsonaro argumenta que el impacto en la economía no debe ser más dañino que la enfermedad del COVID-19.

En junio pasado, Ecuador se convirtió en el primer país sudamericano en reabrir sus fronteras aéreas para vuelos comerciales internacionales. Lo hizo apenas dos meses y medio después de ordenar el cierre por la pandemia.

En Argentina, que este mes cumplirá seis meses de cuarentena obligatoria, las líneas aéreas se preparan para un posible reinicio de los vuelos domésticos regulares a partir de octubre, informó la agencia EFE, que cita a fuentes del sector aerocomercial.

HAy que recordar que en América Latina hay una primera ola que aún no ha terminado. Hay que tener en cuenta que muchos países en América Latina tuvieron una respuesta temprana a diferencia de otros, como Costa Rica, que tuvo bastante éxito en controlar al inicio, pero ahora la situación es al revés. Es porque la gente está harta de estar encerrada y los jóvenes se sienten invulnerables, salen y se infectan.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.