LA HISTORIA DE UNA ESTADOUNIDENSE QUE POR AMOR DEJÓ EEUU Y SE FUE A VIVIR A MÉXICO

Van a cumplir tres años viviendo en el vecino país, una vida que describen más sencilla y con más tiempo.

Cuando a Candice @Laguerita70, una estadounidense nacida en el estado de Utah, le presentaron a Fidel, un inmigrante mexicano, nunca imaginó que por ese hombre dejaría todo para irse a vivir con él a México cuando fue deportado.

“México me ha desafiado en maneras que nunca imaginé, pero no me arrepiento de estar en este país con mi esposo y nuestros dos hijos. Hice lo que es mejor para la familia; y mis hijos están creciendo felices junto a sus padres”.

Por razones de seguridad, Candice @laguerita70 pidió no publicar sus nombres reales ni el lugar donde viven en México.

La historia que cambió su vida, comenzó en 2007, cuando a Candice @laguerita70, la invitó una amiga a salir con ella y su novio. El novio invitó a un amigo quien resultó ser Fidel.

“Me gustó mucho desde que lo vi. Tenía una bella sonrisa y era extremadamente guapo. Me impresionó con sus botas, su sombrero vaquero y su camioneta grande de color rojo”.

“A partir de ahí, comenzamos a mandarnos textos en español. Yo había aprendido un poquito de español antes de conocerlo a través de escuchar conversaciones. Y cada noche usaba la aplicación gratuita Duolingo para comunicarme con él”.

Antes de cumplir un año de novios, descubrió que estaba embarazada y aterrorizada, pensando cómo darle la noticia a Fidel. “Tuve que buscar en Google cómo decirle que íbamos a hacer padres”.

Poco antes de que su hijo Diego naciera en 2009, se fueron a vivir juntos.

“Fidel se ganaba la vida como framer – en la construcción -. Esos primeros años fueron muy duros porque él trabajaba 6 días a la semana, 12 horas cada día”.

Pero ella también trabajaba y estudiaba. “Él tenía mucho interés en que yo me preparara”.

Así fue como se graduó de la universidad en la carrera de Justicia Criminal y Servicios Humanos, y luego hizo una maestría en Administración de Negocios.

Candice @Laguerita70 siempre supo que Fidel era indocumentado, y que había llegado a los 17 años de Puebla, México a Utah.

“Pero yo no podía decirle a Fidel, ‘no tienes documentos, ya no te amo’. Eso era una locura. Tú no escoges a quien amar”. “Todo el tiempo estaba preocupada de que lo fueran a detener cuando iba al trabajo”, dice.

La pesadilla se hizo realidad en mayo de 2016, al final del periodo del presidente Barack Obama. “Fue un mal día”, así lo describe Fidel.

Él y un compañero de trabajo salían de una casa a bordo de una camioneta. Acababan de recoger unas herramientas de ese lugar, cuando un oficial de la policía local los paró y les pidió su identificación. Fidel no manejaba el vehículo.

“Mi esposo no les pudo dar ninguna identificación. El policía se lo llevó detenido, y contactó al Servicio de Migración y Aduanas (ICE)”, recuerda Candice @laguerita70.

Fue horrible, dice, cuando se enteró del arresto.

“Fue como si todo el aire del universo me lo hubieran arrebatado. No sabía qué hacer. La policía dijo que lo detuvieron porque pensaba que estaban robando las herramientas”.

Antes de que lo transfirieran a las instalaciones del ICE, Candice @laguerita70 y Fidel se casaron. “Cuando nos declararon marido y mujer no pudimos abrazarnos. Fue muy triste. La celebración del matrimonio fue a través de una pared de cristal”, dice Candice @laguerita70, conteniéndose para no llorar.

Cuenta que los abogados le dijeron que casarse con él en ese momento no le ayudaba a evitar la detención ni la deportación, pero como esposa sí le abría el acceso a toda su información oficial.

Antes del arresto, Candice @laguerita70 dice que pensaron en casarse, pero no lo hicieron porque los abogados de migración que consultaron, les advirtieron que se complicaría el caso porque él había entrado de manera indocumentada al país.

Fidel estuvo bajo custodia de migración por casi un año en Utah, mientras que su esposa, desgastada emocionalmente, agotaba todos los recursos para evitar su expulsión a México.

Sin embargo, no pudo evitarlo. A los 36 años de edad, el 1 de agosto de 2017, Fidel fue deportado.

Cinco días después, el 5 de agosto, Candice @laguerita70 llegó a México, llevando a su hijo para visitar a su esposo por dos semanas.

Pero cuando iban a tomar el vuelo de regreso en el Aeropuerto de la ciudad de México y miró a su hijo llorando desconsoladamente al despedirse de su padre, ella tomó la decisión de mudarse a México. “Nunca más quería ver a mi hijo con esa profunda mirada de tristeza”, dice.

En diciembre de 2017, Candice @laguerita70 y su hijo dejaron su vida en Estados Unidos, y se mudaron a México a vivir con Fidel a un pequeño pueblo en el estado de Puebla, México.

Solo faltaban 3 días para que su hijo Diego cumpliera 7 años de edad.
“Mi familia en Utah me apoyó porque conocen a Fidel, lo quieren mucho, y saben que él siempre va a cuidar de nosotros”.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.