Consejos para Vivir Bien

Marisol Muñoz-Kiehne, Ph.D.

¿Acaso no tiene algo de sabio el refrán que dice “más vale un año de adversidad que diez de universidad? La escuela de la vida es el principal plantel de aprendizaje para los seres humanos en el planeta Tierra.

Hayamos tenido o no la oportunidad de aprender otras materias en colegios o universidades, seguramente la vida nos ha enseñado lecciones que ameritan ser pasadas a las próximas generaciones.

Compartamos con los chicos y con los grandes de nuestra casa, corazón, comunidad, y humanidad los consejos que podrán servirles según avanzan en los cursos de su caminar.

Ofrezco a continuación unas 10 “gotitas del saber” basadas en las lecciones que me ha presentado la vida por medio de estudios y experiencias hasta el presente.

  1. Recuerda que como seres humanos somos más parecidos que distintos. Los aspectos naturales universales del experimento y la experiencia humana van mucho más allá de nuestras diferencias individuales. Todos tenemos cerebros y corazones, y los pensamientos y emociones que vienen con el ser miembros de la especie humana.
  2. Ten en cuenta que todas las generalizaciones son injustas, y que a nadie le agrada ser tratado injustamente.
  3. Comparte de manera justa. Comparte el espacio, el alimento, y los objetos que heredes, ganes, compres u obtengas por afortunado o suertudo. Comparte con aquellos con quienes convives en tu hogar, vecindario, pueblo, país, planeta… Hay suficiente espacio, alimento, y objetos para todos.
  4. Procura entender antes de asumir una posición. Tómate tiempo para formar una opinión, y resérvate el derecho a cambiar de opinión. Mira, escucha, aprende. Y entonces haz valer tu voz y tu voto.
  5. Participa. Sé partícipe activo e interactivo del “toma-y-dame” de la vida. Toma y aprende. Da y enseña.
  6. No olvides que somos tan únicos como nuestras huellas digitales. Ni siquiera los gemelos idénticos son iguales. Cada persona es inigualable, aún cuando comparte herencia o preferencias con otros.
  7. Conócete a ti mismo, sé tú mismo, y mejórate a ti mismo. Nadie puede hacer exactamente lo que puedes hacer como tú lo puedes hacer.
  8. Ten presente que los seres humanos somos interdependientes, no independientes los unos de los otros. Más allá de la gran red mundial virtual, todos estamos conectados en la gran red mundial vital. Cuando ayudas o lastimas a alguien, te ayudas o te lastimas a ti mismo.
  9. Busca y sigue a buenos maestros y mentores, héroes y guías. Y considera que puedes convertirte en maestro, mentor, héroe o guía para otros.
  10. El todo de todo depende de todos. Cada uno de nosotros contribuye las verduras, frutas, nueces y aderezo a la ensalada humana. Gracias a ti la ensalada puede ser más o menos nutritiva, y más o menos salada, amarga, picante, o dulce.

Para más información e inspiración, escriba a la Doctora Marisol a Marisolmunozk@gmail.com.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.