Rusia encuentra isótopos radiactivos en explosión nuclear militar en Severodvinsk

El Servicio Hidrometeorológico de Rusia (Rosguidromet) confirmó que el breve aumento de la radiación tras la explosión de un motor de misil con fuente de alimentación isotópica se debió a «gases inertes radiactivos», producto de la desintegración de radionucleidos de estroncio, bario y lantano.

En un comunicado publicado en su página web, Rosguidromet precisó que las muestras de aire recogidas en la ciudad de Severodvink, situado junto al polígono de Nyonoksa donde el pasado día 8 se produjo el accidente, se hallaron los radionucleidos de corta vida de estroncio, bario y lantano.

Según la nota, el producto de la desintegración de estos radionucleidos son gases inertes radiactivos, que fueron «la causa del aumento temporal de la potencia de la dosis ambiental de radiación gamma en 8 de agosto de 2019 en Severodvinsk».

La historia es cada día más parecida a la actualidad. Después del desastre de Chernobyl que ocurrió en 1986 en la URSS, actualmente Ucrania, donde el gobierno soviético se demoró 18 días en reconocer el accidente y se encubrió la dimensión de la situación. Según algunos estudios hechos en la época y posteriores se calcula que el incidente liberó 300 veces más de partículas radiactivas.

La explosión en el sitio militar ocurrió durante la prueba de un motor de cohete de propulsión líquida el 8 de agosto. La Corporación Nuclear Estatal de Rusia, Rosatom, dijo que la explosión y el fuego en una plataforma costa afuera mató a cinco de sus empleados e hirió a tres.

La unidad regional del Ministerio de Emergencias informó unos días después de la explosión que la radiación de fondo en la región era normal, a juzgar por las muestras de tierra, agua y arena.

El gobernador recalcó que ni entre los vecinos de la región ni entre el personal médico hubo o hay afectados por el accidente en el polígono militar. La explosión de misil, que se produjo durante unas pruebas, causó la muerte de cinco ingenieros de Rosatom, la agencia atómica rusa, dejó varios heridos y provocó alarma entre la población local.

Sin embargo, poco más se sabe sobre el incidente, ya que la semana pasada la Cancillería rusa aseguraba que no tiene la obligación de compartir los datos de las estaciones de medición de radiación emplazadas en su territorio, a pesar de las denuncias de que varios sensores ubicados cerca del lugar de una explosión en un polígono militar en el norte de Rusia dejaran de funcionar.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Avatar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.