Trump reafirma que quiere comprar Groenlandia

Donald Trump confirmó su interés en comprar Groenlandia, aunque aclaró que no era una prioridad para su administración.

«Es algo de lo que hablamos», dijo Trump a periodistas. «El concepto surgió y dije, sin duda, estratégicamente es interesante y estaríamos interesados, pero hablaremos un poco (con Dinamarca)», aseguró, subrayando que «no era la número uno en la lista» de prioridades del gobierno.

Cuando se le preguntó si consideraría intercambiar un territorio estadounidense por Groenlandia, Trump respondió: «Se podrían hacer muchas cosas. Esencialmente, es un gran negocio inmobiliario».

Trump sugirió que Groenlandia es una carga económica para Dinamarca, argumentando que pierde casi 700 millones de dólares al año “supervisándola”.

“Somos muy buenos aliados con Dinamarca. Protegemos a Dinamarca como protegemos a grandes porciones del mundo”, declaró.

Resulta que la idea de Trump no es totalmente insólita desde una perspectiva histórica, ni siquiera enteramente descabellada en términos legales. Existen precedentes de compraventa de territorios en la historia del país: en 1803 Estados Unidos compró Luisiana a Francia por 15 millones de dólares y, 84 años después, compró Alaska a Rusia por 7,2 millones.

Hay incluso una relación comercial previa, y no tan pretérita, con el potencial vendedor: ya en el siglo XX, el 17 de enero de 1917, Estados Unidos compró a Dinamarca el territorio de las Indias Occidentales por 25 millones de dólares, convirtiéndolo en lo que hoy son las islas Vírgenes estadounidenses.

Y Trump no es el primer presidente que pone sus ojos en Groenlandia, ni el que más lejos ha llegado: Harry S. Truman llegó a ofrecer a Dinamarca 100 millones de dólares por la isla en 1946.

Días atrás, varios políticos de Dinamarca se pronunciaron categóricamente en contra, calificando la reportada propuesta del inquilino de la Casa Blanca de «loca» e «improbable». Ahora, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, se ha pronunciado al respecto.

«Groenlandia no está a la venta. Groenlandia no es danesa. Groenlandia pertenece a Groenlandia. Espero sinceramente que esto no sea serio», indicó la primera ministra al periódico Sermitsiaq.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.