Estados Unidos responsabiliza a Irán por el ataque a dos buques petroleros

El secretario del Departamento de Estado de EEUU, Mike Pompeo, acusó a Irán de estar detrás de los ataques perpetrados contra dos cargueros en aguas del golfo de Omán.

«La valoración del Gobierno de Estados Unidos es que la República Islámica de Irán es responsable de los ataques ocurridos hoy en el golfo de Omán», acusó Pompeo en una breve comparecencia ante los medios de comunicación. No obstante, aseguró que Washington aún quiere que Teherán regrese a la mesa de negociaciones «cuando llegue el momento».

Es el segundo incidente de este tipo en pocas semanas en esta zona estratégica y coincide con las tensiones crecientes entre Irán y Estados Unidos, que ya había señalado a Teherán de provocar los ataques similares ocurridos en mayo.

Mientras con aquel episodio Washington demoró varios días en apuntar su dedo, este jueves reaccionó de inmediato.

“La evaluación de Estados Unidos es que la República Islámica de Irán es responsable de los ataques”, dijo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, a periodistas.

En apoyo a esta acusación, citó el trabajo de los servicios de “inteligencia, las armas utilizadas, el nivel de experiencia que se necesita para ejecutar la operación, los recientes ataques iraníes similares en el transporte marítimo” y el hecho de que ningún grupo aliado de Irán que opera en el área “tiene los recursos y la capacidad para actuar con tal grado de sofisticación”.

El director general de los puertos de la región donde se encuentra Jask, Alahmorad Afifipur, explicó que el primer carguero, de nombre «Front Altair», se incendió a 25 millas del puerto.

El capitán del barco, que había partido de Catar con destino a Taiwán, ordenó a la tripulación que abandonara el buque debido al fuego, según Afifipur, citado por la agencia oficial IRNA.

Hace exactamente un mes, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí denunciaron el sabotaje de cuatro buques en el golfo Pérsico, señalando de manera más o menos explícita que Irán podía estar detrás de ello.

El asunto llevó a una escalada de la tensión en la zona con la decisión del Gobierno estadounidense de desplazar hasta allí el buque de asalto anfibio «USS Arlington» y el portaaviones «USS Abraham Lincoln».

Los hechos de hoy amenazan con aumentar la tensión entre Washington y Teherán, además de generar turbulencias en los mercados, donde el crudo se disparó hoy.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Avatar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.