El héroe hispano que se sacrificó para salvar a sus compañeros en el tiroteo de Denver

Pudo intentar salir o ponerse a salvo pero Kendrick Ray Castillo tomó la decisión de confrontar a Devon Erickson, quien entró al aula de su escuela, la secundaria STEM de Highlands Ranch, en Denver, con un arma y empezó a disparar.

Todo ocurrió en un segundo, estaba rodeado de sus compañeros, con quienes había compartido risas, tareas: su vida. No lo pensó y se abalanzó sobre Devon que tenía el arma en la mano, intuía que su corpulencia podría ayudar a detener al atacante… las balas fueron más rápidas y Kendrick cayó al piso con heridas mortales, pero logró ganar tiempo, preciosos instantes para que sus compañeros corrieran y evitó así más víctimas mortales.

Castillo, de 18 años y a tres días de graduarse de la escuela STEM de Highlands Ranch, enfrentó el martes a los dos atacantes y recibió varios balazos que acabaron con su vida. Sus acciones, sin embargo, permitieron que algunos de sus compañeros pudieran salir del aula y otros se parapeten detrás de escritorios durante el suceso.

Uno de los atacantes es Devon Erickson, de 18 años y que afronta en principio más de 50 cargos por asesinato e intento de asesinato, según se informó.

Ocho personas fueron heridas de bala durante este ataque, siendo Kendrick Castillo la única víctima mortal. La Policía informó, en conferencia de prensa, sobre la detención de los tiradores.

Según recogieron medios locales, Castillo era alguien bondadoso y pendiente de las necesidades de los demás. Fue miembro del equipo de robótica de su colegio, y le encantaba acompañar a su padre a pescar.

Su padre resalta que era un patriota porque su abuelo, ya fallecido, había sido veterano de la infantería de marina. “Kendrick estaba […] orgulloso de que su abuelo fuera un héroe” – dijo Castillo- “y quería vivir ese legado”. “Somos hispanos por naturaleza, pero amamos a Estados Unidos hasta la médula” -continuó el ingeniero.

A parte de su padre y sus compañeros, la heroicidad de Kendrick Castillo fue ampliamente reconocida en las redes sociales y hasta el propio gobernador de Colorado le dedicó unas palabras en Twitter:

“El héroe de Colorado Kendrick Castillo perdió su vida salvando a otros (…) se lanzó sobre el atacante y ayudó a prevenir una tragedia aún mayor. Colorado siempre recordará el heroísmo de Kendrick Castillo”, tuiteó el gobernador Jared Polis.

Los dos atacantes de Highlands Ranch han sido detenidos. Sus compañeros de clase sospechan que el móvil del tiroteo fue el acoso escolar que ambos habían sufrido por su identidad de género. Según comentan, Devon Erickson es gay y Alec, transgénero.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Avatar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.