Le dio un abrazo tan fuerte para su cumpleaños que le rompió una costilla… pero le salvó la vida

Aunque la mujer soportó el dolor por un tiempo, luego fue atendida en un hospital donde descubrió que su problema era mucho más grave que una fractura. Sarah Williamson vive en Darlington, Reino Unido, y su historia, para muchos, supera la ficción.

Pero descubrirlo no fue tan sencillo, la mujer, que ahora tiene 41, pasó todo un año sufriendo dolores; pensó que era algo normal, quizás por la edad o su trabajo.

Todo sucedió cuando su esposo, Richard, la abrazó en el día de su 37º cumpleaños. El abrazo fue tan fuerte que le rompió una costilla. Y si lo que debía ser un gesto de cariño terminó en una fractura, la rotura de la costilla, que en principio parecería un desgraciado accidente, cambio para bien la vida de Sarah.

“Ese abrazo resultó ser muy afortunado. Sucedió cuando tenía que suceder. Oí un crujido, y mi esposo también lo oyó, y ambos pensamos: ‘¿Qué ha sido eso?'”, relató Williamson. Añadió que, antes del incidente, durante un año había experimentado dolores en el pecho y en el hombro, lo que atribuía a una lesión deportiva.

Sin embargo, cuando fue al médico para que le examinaran la costilla, el diagnóstico fue mucho más grave que una simple fractura, pues, tras una serie de pruebas, le diagnosticaron mieloma, o cáncer de médula ósea.

“Muchas personas tienen la enfermedad entre 6 y 12 meses antes de que se la diagnostiquen. Si [el diagnóstico] hubiera tardado algunos meses más, eso podría haber tenido un impacto en mi tratamiento”, reveló la mujer.

Sarah también contó que durante el tiempo que dura el tratamiento “apenas ha tenido efectos colaterales” y que todo su dolor “se ha ido”. Hoy no tiene signos de tener cáncer de médula ósea.

Los resultados muestran que la lenalidomida puede prolongar los tiempos promedio de remisión en más de dos años en pacientes más jóvenes -como es el caso de Sarah- y en más de un año en pacientes de edad avanzada. Además, redujo el riesgo de progresión o muerte en más del 50 por ciento en ambos grupos.

Los pacientes con mieloma múltiple pueden recibir lenalidomida como terapia de mantenimiento después de recibir un trasplante autógeno de células madre para la enfermedad, con el fin de ayudar a impedir que regrese el cáncer, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Avatar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.