Bombarderos nucleares sobrevolaron territorios que China considera propios

Los bombarderos estadounidenses B-52 han llevado a cabo una serie de operaciones de tránsito en los mares de la China Meridional y Oriental, como confirmaron este miércoles desde el Pentágono. Como recuerda South China Morning Post, los sobrevuelos se producen en plenas tensión comercial entre Washington y Pekín.

Según el portavoz del Pentágono para el sur y sudeste asiático, el teniente coronel Dave Eastburn, los bombarderos pesados ​​”participaron en una operación combinada y regularmente programada en el Mar de la China Oriental” en la noche del martes.

Mientras que Jim Mattis, jefe del Pentágono, restó también importancia al hecho, al asegurar que la controversia ha sido generada por la militarización que China ha hecho de islas en disputa. “No hubo un cambio fundamental y no hay nada extraordinario en el vuelo. Si hubiera ocurrido hace 20 años antes de que militarizaran la zona, hubiera sido visto como un vuelo regular de transporte”, señaló.

Además, un representante del Ministerio de Defensa japonés reveló al South Chine Morning Post que  los aviones con la capacidad nuclear fueron escoltados por cazas nipones y el vuelo es una muestra de “la presencia de bombarderos continua” del Pentágono en la región.

Desde China, la acción fue criticada y se calificó de “provocativa”. El Ministro de Defensa de China ha exigido hoy a EEUU que tenga “una actitud madura y razonable” para aliviar las tensiones.

Washington podría “sufrir las consecuencias”, dijo el portavoz de Defensa Ren Guoqiang. El sobrevuelo de los B-52 en la proximidad de su territorio solían ser una acción recurrente cuando Estados Unidos quería lanzar un mensaje a Corea del Norte, durante la época en la que las relaciones de ambos países se encontraban en su momento más bajo.

Los B-52 “Stratofortress” son enormes bombarderos estratégicos diseñados en la década de 1950 pero que aún siguen en servicio, en sus versiones más modernos, en la fuerza aérea de Estados Unidos. Con sus ocho turbinas pueden alcanzar una velocidad de poco más de 1.000 kilómetros por hora a una altura máxima de 15.000 metros y llevando hasta 31.000 kilogramos de bombas, incluyendo una nutrida variedad de artefactos nucleares.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.