Una perrita evitó que permaneciera en prisión por abuso sexual

En Estados Unidos un hombre sentenciado a 50 años de pena privativa de la libertad pudo librarse de la condena gracias a que encontraron a su perra labrador.

Joshua Horner fue acusado de violación por su hija. Ella contó que su padre había abusado sexualmente de ella y luego mató a la perra negra de la familia para que se mantuviera callada.

El caso fue seguido por un tribunal de Oregon, uno de los dos estados de aquel país donde los jurados pueden dictar condenas no unánimes en casos criminales. Fue allí, en abril de 2017, que se determinó sin alcanzar un consenso, con base en las palabras de la presunta víctima y sin pruebas de ADN ni testigos presenciales, la culpabilidad de Joshua.

Estaba en libertad en medio de un proceso de apelación, que coincidió con el hallazgo del perro y la decisión del juez de desechar el caso a pedido de la fiscalía.

La perra fue encontrada con vida con sus nuevos dueños por el Oregon Innocence Project, una ONG que presta ayuda legal y accedió a revisar el caso del plomero.

Horner insistía en que nunca maltrató al perro y que encontrarlo demostraría que era inocente y que su hija había mentido en el estrado. ‘Lucy’ apareció en el pueblo de Gearhart, al noroeste de Portland, y fue identificada por sus características distintivas y evidencia sobre su custodia.

En su moción para desechar el caso, la fiscalía indicó que la hija se negó a hablar de nuevo con los investigadores después de que apareció la perra.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.