Congreso de Perú rechaza moción de vacancia presidencial contra Pedro Pablo Kuczynski


El Congreso de Perú rechazó la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski, a quien la oposición acusaba de “incapacidad moral” por su presunta vinculación con el caso Odebrecht.

La moción de “vacancia presidencial” para Kuczynski tuvo el apoyo de 79 parlamentarios frente a 19 que votaron en contra.

Pese a que el Congreso está dominado por el principal promotor de esta medida -el partido Fuerza Popular de la excandidata presidencial Keiko Fujimori, que cuenta con 71 de 130 congresistas- y se acordó debatir el pedido de destitución gracias a 93 votos a favor, en la votación no se alcanzó el mínimo de 87 apoyos para que fuera aprobada.

Tras una sesión de mas de 13 horas, el pedido de vacancia solo obtuvo 79 votos a favor, 19 en contra y 21 abstenciones y fue rechazado, porque la ley indica que necesitaba del apoyo mínimo de 87 de los 130 legisladores.

“Ganó el país y la democracia”, dijo el portavoz del Kuczynski, Vicente Zevallos, tras la votación.

Poco después el propio presidente se expresó a través de Twitter. “Peruanos. Mañana empieza un nuevo capítulo en nuestra historia: reconciliación y reconstrucción de nuestro país. Una sola fuerza, un solo Perú”, escribió.

La oposición pedía la destitución contra el ex banquero de Wall Street, de 79 años, después de que una comisión encabezada por los opositores reveló documentos que muestran que su consultora privada recibió 782.000 dólares en pagos de la constructora brasileña Odebrecht, la cual está en el centro de un enorme escándalo de corrupción en Latinoamérica. Los pagos hace una década fueron efectuados mientras Kuczynski se desempeñaba como ministro gubernamental.

Horas antes, el presidente exhortó a los legisladores a que lo mantengan en el puesto, y argumentó que él no participaba en su firma en esa época y que jamás recibió un soborno.

Kuczynski se enfrentó al debate en el Congreso que podría haberle convertido en el primer presidente en activo destituido por sus vínculos con la empresa brasileña Odebrecht, que admitió haber sobornado a autoridades en varios países de América Latina.

La constructora informó la semana pasada al Congreso peruano que transfirió US$4,8 millones a consultoras vinculadas a Kuczynski entre 2004 y 2012, una de ellas cuando era funcionario del ejecutivo de Toledo.

Kuczynski asegura que se desvinculó de la gestión de esta compañía, Westfield Capital, cuando fue nombrado ministro y que sólo permaneció como accionista sin tener conocimiento de las operaciones que esta realizaba.

Facebook Comments