China y Rusia critican la nueva “doctrina” de Donald Trump

No ha gustado ni en Rusia ni en China que el presidente de Estado Unidos, Donald Trump, les haya calificado como “poderosos enemigos” en el documento sobre su estrategia de seguridad nacional.

Moscú y Pekín pedían a Washington que substituya la “mentalidad de guerra fría” e “imperialista” por la idea de cooperar en áreas de interés común, como la lucha antiterrorista, y apostillaron que con la confrontación todos pierden. “Se trata de una victoria de los intransigentes de la Administración Trump”, resumió la agencia china Xinhua.

En el Kremlin la estrategia de Trump de interpretar el mundo de forma unipolar causó un profundo disgusto. “En una lectura rápida, especialmente de las partes que se refieren a nuestro país, en general hay, por supuesto, un fondo imperialista en el documento, es evidente que no hay ningún deseo de dejar el mundo unipolar, y un rechazo a una concepción del mundo multipolar”, explicó Dimitri Peskov, portavoz del presidente Vladímir Putin.

En un discurso ofrecido en el Centro Ronald Reagan en Washington, el mandatario reconoció los nuevos retos a lo que se enfrenta EE. UU. durante la presentación de su estrategia de seguridad nacional, un documento que su equipo ha tardado en elaborar “casi un año”, pero que pretende integrar “cada aspecto de la fortaleza estadounidense”.

Trump insistió en que primero hay que reconocer “los errores del pasado para colocar a Estados Unidos en el lugar que merece” y enfatizó la necesidad de “crear fronteras”, “proteger la patria” e incluir un plan económico internacional que defienda también sus intereses.

“Ustedes hablaron alto y claro. El 8 de noviembre (de 2016), votaron para hacer que Estados Unidos sea grandioso nuevamente. Aceptaron un nuevo liderazgo y nuevas estrategias y también una nueva y gloriosa esperanza”, dijo el presidente, marcando un punto de inflexión con su victoria para el futuro estadounidense.

Estados Unidos lleva adelante una “guerra híbrida” contra los estados sucesores de la Unión Soviética y quiere desestabilizar la situación allí, dijo el jefe del servicio secreto exterior SVR, Serguei Naryshkin. Y acusó a Reino Unido, Suecia, Polonia y a los Estados bálticos de apoyar estos ataques.

El Ministerio de Exteriores ruso exigió además a Estados Unidos retirar sus armas nucleares de los países de la OTANde Europa occidental. Rusia replegó ya en 1989/90 todas sus armas nucleares a su territorio, dijo el director de la sección de control de armamento, Mijail Ulianov.

Facebook Comments