El Pentágono gastó al menos 22 millones de dólares en investigar OVNIs

En los presupuestos anuales de 600 billones de dólares con los que cuenta el Departamento de Defensa, casi era imposible encontrar los 22 millones que se usaron en el Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas.

Durante años, el programa investigó reportes de objetos voladores no identificados, de acuerdo con funcionarios del Departamento de Defensa, entrevistas con participantes del programa y registros que obtuvo The New York Times.

Lo dirigía un funcionario de inteligencia militar, Luis Elizondo, en el quinto piso del Anillo C del Pentágono, en lo más profundo del laberinto del edificio.

El Departamento de Defensa nunca antes había reconocido la existencia del programa, el cual dice que se cerró en 2012. Sin embargo, sus promotores aseguran que, a pesar de que en ese momento el Pentágono eliminó el financiamiento de la iniciativa, el programa siguió existiendo.

Afirmaron que durante los últimos cinco años, los funcionarios del programa han seguido investigando los episodios que les han presentado los miembros en servicio, al mismo tiempo que llevan a cabo otras labores del Departamento de Defensa.

Según se ha detallado, los oficiales han confirmado que el propósito del programa era la recopilación y análisis de “amenazas aeroespaciales anómalas”, las cuales contemplaban también posibles encuentros con alienígenas.

Lo que se ha podido saber hasta ahora es que se generó al menos un informe de unas 490 páginas en las que se describen avistamientos de objetos voladores no identificados en Estados Unidos y otros países durante décadas, según el WP. De este documento no se ha publicado nada de manera directa, pero lo que sí hay son pruebas algo más visuales del programa (y quizás de las visitas).

El NYT afirma la existencia de estos vídeos y que hay documentados avistamientos de naves que se movían a altas velocidades sin propulsión. Además, publicaron uno de ellos en particular, el avistamiento de un objeto ovalado en 2004 por dos cazas F/A-18F Super Hornet en San Diego, que también habría estado incluido en el programa.

El Pentágono declaró en un comunicado que el programa terminó en 2012. “Se decidió que había otras prioridades que merecían financiación y estaba en el interés del ministerio hacer un cambio”, agregó en un comunicado.

El programa, con un presupuesto de 22 millones de dólares y solamente conocido por un pequeño número de responsables, fue iniciado por el exsenador demócrata de Nevada, Harry Reid, que sentía un interés particular por este tipo de fenómenos.

“No tenemos las respuestas pero tenemos muchos elementos para justificar el hacerse preguntas”, dijo Reid en su cuenta de Twitter tras la publicación de la investigación del New York Times el sábado.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.