El hombre asesinado por usar tirantes con la bandera española

La jueza ha decretado el ingreso en prisión provisional del joven antisistema Rodrigo Lanza, de 33 años, acusado de la muerte de Víctor Laínez, ocurrida el pasado viernes 8 de diciembre en un bar de Zaragoza.

Los hechos tuvieron lugar tras increpar un grupo de jóvenes a Laínez por llevar unos tirantes con los colores de España. El agredido, de 55 años, falleció este martes en el Hospital Clínico a causa de las lesiones sufridas.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, la instructora ha tomado la decisión de enviar a prisión al detenido a la vista del atestado policial y de las peticiones formuladas por la Fiscalía y el representante de la familia de la víctima, el letrado zaragozano Juan Carlos Macarrón.

Para la magistrada, no existen dudas sobre la identidad del autor de los hechos, puesto que así lo reconocieron sus propios acompañantes –un hombre y dos mujeres-, así como el propietario del bar El Tocadiscos y cinco clientes del establecimiento que presenciaron el ataque.

Recuerda también en su auto que el propio Rodrigo Lanza ha reconocido durante su declaración en el juzgado de guardia haber agredido a la víctima, si bien ha matizado que lo hizo “en el legítimo ejercicio del derecho a la defensa”. Es más, el sospechoso ha asegurado que fue Víctor Laínez quien inició el altercado y que él se limitó a repeler una posible agresión con arma blanca.

El atestado sobre el que ha versado el interrogatorio de las acusaciones señala que durante la madrugada del pasado viernes, el detenido se acercó a su víctima al ver que portaba unos tirantes con los colores de la bandera española y le llamó “facha” y “fascista”.

Posteriormente, para no continuar con la discusión, Laínez le dio la espalda al detenido para marcharse, momento en el que recibió un fuerte golpe en la nunca con una barra de hierro, según el testimonio de clientes del establecimiento.

Una vez en el suelo, recoge el atestado, el acusado, que estaba en compañía de otras dos personas, se abalanzó sobre su víctima para darle puñetazos y patadas en el rostro. La autopsia, confirman las fuentes citadas, detalla que la muerte le sobrevino a causa de las numerosas fracturas sufridas en el cráneo y de los hematomas cerebrales derivados de los golpes, que también le rompieron los huesos de la nariz.

Facebook Comments