El Gobierno de EE UU aprueba suprimir la neutralidad de la red

Ricos y pobres. Rápidos y lentos. La era de la neutralidad en la red ha tocado hoy a su fin. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en sus siglas inglesas), bajo control republicano, ha aprobado por tres votos contra dos la retirada de las medidas establecidas en 2015 con Barack Obama para blindar la equidad en internet.

Frente a una red entendida como “bien público”, donde los proveedores del servicio están obligados a tratar por igual todos los datos sin importar su origen, tipo y destino, se va a imponer un sistema que permite diferentes velocidades en función del pago y de los intereses de los operadores. Un triunfo del liberalismo, una derrota de las grandes tecnológicas y, como mínimo, una incógnita para el consumidor.

Los partidarios de la nueva propuesta argumentan que fomenta la innovación y la inversión al suprimir pesadas cargas regulatorias, pero sus críticos sostienen que podría liquidar la “internet abierta” y permitir a las grandes empresas de banda ancha elegir qué personas pueden acceder al tráfico en línea y perjudicar a los consumidores.

Gigantes de la tecnología y varios activistas ya se habían opuesto a esta medida hace meses. El creador de Facebook, Mark Zuckerberg, publicó en julio cómo en su empresa “están dispuestos a trabajar con los miembros del Congreso y con cualquiera proteger la neutralidad de la red”.

Los proveedores de Internet deben otorgar accesos a los usuarios a todos los contenidos de la web mientras estos sean legales. No se puede bloquear o disminuir la velocidad de los usuarios que usan estos servicios. Además no se puede dar preferencia a una web sobre otras en desmedro de su competencia.

Ahora con la medida tomada por la FCC, un proveedor de Internet podría cobrar a una persona un monto por querer ingresar a Netflix o a Google.

Ajit Pai, director de la FCC, dice que las normas implementadas por Obama solo lograron “deprimir la inversión en la construcción y expansión de redes de banda ancha, y desalentar la innovación”, según la BBC.

Cabe destacar que el 12 de julio, más de 180 empresas tecnológicas protestaron con el borrador de esta norma. Entre ellos destacan Facebook, Googley Apple.

La plataforma en línea de la FCC se ha visto involucrada en las discusiones, luego que una investigación demostrara que dos millones de los 21 millones de comentarios publicados en su sitio fueron enviados con falsas identidades.

Treinta y nueve senadores enviaron a su vez una carta instando a la FCC a retrasar la votación, alegando que “incluso en la era Bush la agencia había favorecido una internet abierta”. “El futuro de internet se juega en el equilibrio”, destaca la misiva.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.