Trump niega las acusaciones de acoso sexual: “Son historias inventadas”

El año pasado en plena campaña presidencial, Donald Trump fue acusado por 16 mujeres por abuso sexual. Tres de ellas reaparecieron en un programa de televisión donde insistieron en sus alegaciones y lamentaron que el presidente no tenga que hacer frente a ninguna consecuencia de sus actos.

Es por esto que el republicano acudió a su activa cuenta de Twitter, donde arremetió contra el Partido Demócrata y los medios de comunicación, a los que acusó de hacerse eco de las “historias fabricadas” por las mujeres que le acusaron de acoso sexual.

“Se trata de acusaciones falsas y puros inventos de mujeres que no conozco o jamás conocí”, dijo el mandatario en Twitter.

Según el presidente, “los demócratas no han podido demostrar que hubo colusión entre mi campaña y Rusia” y por lo tanto “están intentando ahora” esta táctica. “¡SON NOTICIAS FALSAS!”.

Además lanzó una diatriba contra la senadora demócrata Kirsten Gillibrand, quien exigió la renuncia de Trump con base a las acusaciones.

Trump dijo que la senadora “es un títere total del Chuck Schumer”, el líder de los demócratas en el Senado. La senadora, de acuerdo con el presidente, “hace poco venía a mi oficina rogando contribuciones de campaña (y ofreciendo hacer cualquier cosa por ellas) y ahora está peleando contra Trump”.

Desde que se hicieron públicas esas acusaciones, cuya credibilidad se vio reforzada por la difusión durante la campaña electoral de un vídeo de 2005 en el que el multimillonario se jactaba de poder tratar a las mujeres de manera vejatoria gracias a su condición de persona famosa, Trump las ha negado.

El hecho de ganar las elecciones presidenciales el año pasado y de que finalmente no se presentaran cargos contra él han sido interpretados por el ahora presidente como una clara confirmación de que no había hecho nada incorrecto.

Sin embargo, su reciente apoyo al candidato republicano al Senado por el estado de Alabama, Roy Moore, quien ha sido acusado por ocho mujeres de haber abusado de ellas en la década de 1970, cuando algunas eran menores, ha vuelto a avivar la polémica.

Trump acusó a los demócratas y a los medios, a los cuales considera los grandes antagonistas de su presidencia, de promover una nueva campaña difamatoria contra él, especialmente debido a que tras “desperdiciar miles de horas y millones de dólares” no han podido demostrar la injerencia del Kremlin en las pasadas elecciones, según escribió.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.