Estados Unidos está dispuesto a hablar con el régimen de Corea del Norte “sin condiciones previas”


El secretario de Estado, Rex Tillerson, indicó que Estados Unidos está dispuesto a reunirse sin condiciones con Corea del Norte, lo que viene a ser un cambio drástico en la política exterior del gobierno de Donald Trump frente al régimen de Kim Jong Un.

“Hemos dicho desde el lado diplomático que estamos listos para dialogar en cualquier momento con Corea del Norte sobre lo que quiera”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense en el Atlantic Council en Washnington DC.

“Continuaré las discusiones diplomáticas con Corea del Norte con la esperanza de éxito hasta que caiga la primera bomba. Momento en el que estoy seguro que el secretario (de Defensa) James Mattis tendrá éxito”, afirmó Tillerson en una conferencia sobre las relaciones EEUU-Corea del Sur en el centro de estudios Atlantic Council de Washington.

El jefe de la diplomacia estadounidense calificó al régimen de Pyongyang, que ha elevado las tensiones regionales con continuas pruebas de misiles, como “la amenaza más inmediata para nuestro país”.

“Necesitamos que Corea del Norte se siente a la mesa de conversaciones. Estamos dispuestos a hablar siempre que quieran hablar, pero tienen que sentarse en la mesa”, apuntó Tillerson.

El secretario de Estado reiteró que Washington ha dejado atrás “la política de paciencia estratégica y ha entrado en una era de responsabilidad estratégica”.

Se trata de un cambio de postura importante luego de la creciente retórica encendida de ambos países, especialmente después de que Trump prometiera “fuego y furia” tras la reciente prueba nuclear norcoreana el pasado mes de septiembre. Semanas después Corea del Norte llevó a cabo ensayos con misiles balísticos intercontinentales, el último de ellos con un modelo capaz de llegar a cualquier ciudad de Estados Unidos.

Estados Unidos ha movilizado a la comunidad internacional para imponer fuertes sanciones económicas y diplomáticas al régimen de Kim Jong-Un para frenar su programa nuclear. Pero Pyongyang ha seguido probando cada vez más poderosos misiles.

En el mismo discurso al personal del Departamento de Estado, Tillerson dijo que la presunta interferencia rusa en la campaña presidencial estadounidense del año pasado fue un acto de “guerra híbrida”.

“Rusia decidió interferir en procesos democráticos aquí, y también en otros países, mediante una guerra híbrida”, aseguró el responsable sobre el caso por el que están siendo investigados varios excolaboradores del presidente Donald Trump.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.