Bombarderos nucleares sobrevuelan Corea en muestra de fuerza

Estados Unidos desplegó al menos 1 bombardero estratégico B-1B, en el marco de los ejercicios militares conjuntos que está llevando a cabo con Corea del Sur en la península coreana, confirmaron oficiales de ese país.

El movimiento fue interpretado por muchos como una muestra de poder ante el régimen de Kim Jong-un, que recientemente probó el Hwasong-15 -hasta ahora su misil más avanzado- y se declaró “Estado nuclear”.

El B-1B Lancer, un bombardero estratégico y supersónico, estuvo acompañado de los cazas furtivos F-35 Lightning II y recorrió los cielos de la región en el marco de las maniobras “Vigilant Ace” llevadas a cabo junto a la Fuerza Aérea de Corea del Sur, según confirmaron militares en Seúl.

El Lancer voló desde su base permanente en Guam y se encontró con su escolta, compuesta también por cazas F-22 Raptor, F-15 Eagle y F-16 Falcon, sobre la península. No es la primera vez que este avión con la capacidad de llevar armas nucleares recorre la frontera aérea de Corea del Norte.

Según la agencia surcoreana Yonhap, en total en las maniobras participan más de 200 aviones de guerra de los dos países. Los ejercicios tienen lugar en un momento de aumento de la tensión entre Washington y Pionyang.

Los ejercicios se producen después de que Corea del Norte anunció que había efectuado una prueba con su misil balístico intercontinental más avanzado, capaz de alcanzar Estados Unidos, como parte de un programa de armas que ha llevado a cabo en desafío de sanciones y de las críticas de la comunidad internacional.

Consultado por el vuelo del avión bombardero, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, dijo en una rueda de prensa en Beijing: “Esperamos que las partes implicadas mantengan la moderación y no hagan nada que incremente las tensiones a la Península Coreana”.

Las aeronaves realizan simulacros de ataques contra supuestos objetos nucleares y de misiles de Corea del Norte, aunque, según Washington, los ejercicios tienen “naturaleza defensiva”.

El pasado 28 de noviembre, Pionyang probó con éxito su misil balístico intercontinental Hwasong-15, cuyo alcance superaría “más de 13,000 kilómetros”, lo que significa que “puede alcanzar toda la parte continental de EE.UU.”

El secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, afirmó que este nuevo proyectil de Corea del Norte plantea una amenaza mundial.

Facebook Comments