Matan al expresidente yemení Ali Abdala Saleh

La alianza rebelde en Yemen está rota desde el momento en que las milicias hutíes han volado la casa de su hasta ahora aliado el expresidente Ali Abdulah Saleh en Saná. Saleh habría sido muerto en un ataque, según anunció la televisión de los hutíes. Sin embargo, fuentes próximas a Saleh dijeron al canal saudí Al Arabiya que éste sigue vivo y al frente de sus fuerzas en la capital yemení.

El partido-milicia Ansar Allah, más conocido como los hutíes, y los leales a Ali Abulah Saleh llevan una semana enfrentados, mientras la coalición encabezada por Arabia Saudí continúa bombardeando pero ahora en apoyo de Saleh, que se manifestó partidario de llegar a un acuerdo con la facción del presidente Abd Rabo Mansur Hadi y sus patrocinadores saudíes.

Los testigos indicaron que hombres armados irrumpieron en la vivienda a medio día y que, después, colocaron varios explosivos en distintas zonas de la casa.

El pasado 2 de diciembre quedaron rotas las filas rebeldes (integradas por los hutíes y las fuerzas leales a Saleh) después de los combates que se desataron en la capital el 29 de noviembre y que todavía continúan.

Al menos 125 personas han muerto y otras 238 han resultado heridas en los enfrentamientos que estallaron el pasado jueves entre ambos bandos, según datos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Desde el ministerio del Interior del gobierno de Yemen, se anunció que su muerte ha tenido lugar después de que Saleh “se hiciera cómplice directa y públicamente de los países de la agresión”, en referencia a la alianza árabe comandada por Arabia Saudí que apoya al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y a quien Saleh lanzó una oferta de diálogo precisamente el pasado fin de semana.

Saleh fue presidente de la República de Yemen entre 1990 y 2012, aunque desde 1978 estuvo al frente de la República Árabe de Yemen -Yemen del Norte-.

Nació en Bait Al Ahmar, Yemen, el 21 de marzo de 1942. El mandatario, militar de profesión desde 1958, participó, junto a otros militares, en el golpe de Estado incruento que derrocó al Consejo de la República presidido por Kadi Abdul Rahman Al Iryani, en junio de 1974.

En agosto de 1982 fue elegido secretario general del Congreso General del Pueblo. Reelegido posteriormente, en febrero de 2012 traspasó el poder a Mansur Hadi, elegido presidente días antes.

Facebook Comments