Los coches autónomos rusos tienen un problema: la nieve, y ya se entrenan para dominarla

Los vehículos sin conductor ya están siendo probados en varias ciudades del mundo y se perfilan como la tendencia del futuro. Sin embargo, nunca antes se habían hecho test sobre nieve, condición que complica la conducción a cualquiera. Recién, una compañía rusa ha realizado estas pruebas por primera vez, como se observa en YouTube.

Se trata de Yandex, el “Google ruso”, que ya tiene listos sus prototipos de taxis autónomos de modelos Prius, con una tecnología desarrollada por ellos mismo. La compañía se ha centrado en la conducción sobre la nieve en carreteras poco visibles y sin señalización, algo que nadie había hecho hasta la fecha.

Ha tomado como base una flota de Toyota Prius a los que ha colocado un arsenal de sistemas desarrollados por ellos mismos para poner a prueba la conducción sin conductor en carreteras cubiertas de nieve, es decir, cuando los sensores no tienen tan fácil leer las marcas viales.

La compañía ha explicado que la solución al problema al que se van a tener que enfrentar los coches autónomos que circulen sobre la nieve está en el mapeo de las ciudades ya que está será la única forma de que puedan saber por dónde se mueven.

La idea de Yandex es lanzar una flotilla de taxis autónomos para dar servicio en las calles de Moscú durante la próxima década, sí, tal y como lo quiere hacer Google y Uber. No hay planes de vender vehículos ni licenciar la plataforma de conducción autónoma, no al menos hasta el momento.

Ahora lo siguiente será arrancar en 2018 con las pruebas en condiciones extremas bajo tormentas de nieve, hielo y poca visibilidad, lo que será todo un reto para el sistema. Una vez concluido esto, el siguiente paso será presentar los resultados al gobierno para impulsar la regulación de coches sin conductor en el país y así poder iniciar con el servicio.

Hace meses, Ford inició una serie de pruebas de conducción autónoma sobre nieve consciente de que las condiciones climatológicas adversas podían alterar de forma considerable el comportamiento de sus coches autónomos.

La prueba del coche autónomo de Ford en nieve se desarrolló en Michigan (EEUU), concretamente en Mcity, un entorno urbano simulado a escala real de casi 130.000 metros en la Universidad de Michigan.

Para navegar sobre carreteras nevadas, los coches autónomos de Ford están equipados con mapas en 3D de alta resolución, completos con información sobre la carretera y lo que hay sobre ella, incluyendo mapas de carretera, señales, geografía, hitos y topografía.

Facebook Comments