La vicecónsul Stephanie Masland Bohlen baleada en un atraco en Río de Janeiro

La vicecónsul estadounidense ha resultado herida leve al recibir un disparo durante un intento de robo en la localidad de Angra dos Reis, en Río de Janeiro, según un comunicado de la Policía del estado brasileño.

Según relatos del comisario de policía Bruno Gilaberte recogidos por el diario O Globo, el matrimonio sufrió un intento de “latrocinio” (robo seguido de muerte), dado que un hombre armado aprovechó que pararon el vehículo en el arcén de la carretera para disparar.

Stephanie Masland Bohlen y su marido, Jace Joseph Salas, fueron amenazados en la Ruta BR-101, en el tramo conocido como Río-Santos, hacia las 21h. Según ha explicado al diario ‘O Globo’ el delegado del Gobierno, Bruno Gilaberte, vieron a dos varones al otro lado de la carretera cuando circulaban por la zona y desconfiaron de su comportamiento.

Al intentar dejar el lugar, los ladrones dispararon dos tiros contra el vehículo. Uno de ellos acertó el pie de la mujer. Se está llevando a cabo una investigación para encontrar al perpetrador.

Mientras el marido de la vicecónsul salió ileso del incidente, la mujer fue trasladada al hospital donde se encuentra fuera de peligro. Por el momento, ni la embajada de EEUU en Brasilia ni el consulado de Río de Janeiro se han pronunciado sobre el suceso.

En agosto pasado, la turista inglesa Eloise Dixon, de 46 años, fue tiroteada e igualmente sufrió una herida sin gravedad, cuando el vehículo en que estaba con su marido y sus tres hijos ingresó por equivocación en una favela de Angra dos Reis.

Este balneario en la llamada Costa Verde, ubicado a 155 kilómetros de Río de Janeiro, también ha sentido los efectos de la inusitada ola de violencia que sufre la ciudad más emblemática de Brasil desde que organizó los Juegos Olímpicos de 2016.

La crisis de seguridad en la región obligó al presidente brasileño, Michel Temer, a enviar 10.000 militares para reforzar la seguridad en Río con la perspectiva de que permanezcan en este estado hasta finales de 2018.

En lo que va de año, según organizaciones civiles, en todo el estado de Río de Janeiro se han registrado unas 4.000 muertes en actos de violencia, incluyendo las de 120 policías.

La crisis de seguridad se desató en medio de los serios problemas económicos que obligaron a las autoridades regionales a declarar el estado de calamidad financiera (quiebra) poco antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos.

Facebook Comments