Polémica por la participación de estudiantes chinos en la fabricación del iPhone X

El iPhone X es y será tendencia para Apple, quien sigue cosechando triunfos, ya que en lo que queda de 2017 prevé vender 20 millones de unidades y más de 120 millones de unidades para 2018. Según TrendForce, la firma oriunda de Cupertino, California, tendrá una participación en el mercado global de smartphones de 19.1 por ciento en el último trimestre de 2017.

Sin embargo, las buenas noticias podrían terminarse para Apple si las hipótesis se confirman, que la demanda de su iPhone X se logró en tiempo y forma porque la compañía empleó mano de obra adolescente en jornadas de horas extras sin remuneración en Taiwán, lo cual es ilegal según las legislación laboral asiática, de acuerdo con el Financial Times.

De acuerdo con la publicación inglesa, el proveedor de Apple en Asia, Foxconn, a través de su subsidiaria, Hon Hai Precision Industry Co., dio empleo a estudiantes de secundaria quienes trabajaron por horas extras ilegales para ensamblar el iPhone X.

Aunque el trabajo inicial tenía el visto bueno de la compañía y del ministerio de Educación chino (Foxconn necesitaba más operarios para enfrentar la demanda adicional de un tercer modelo de teléfono a los que ya fabrica), los estudiantes trabajaron más de lo convenido: no debían exceder las 40 horas semanales; los chicos denunciaron que fue su escuela la que los forzó a hacer horas extra en la planta de Foxconn.

Apple afirma que abrió una investigación sobre el tema; Foxconn ya tuvo problemas anteriores por las malas condiciones de trabajo en sus plantas; la compañía tiene más de un millón de empleados.

Foxcomm, en una respuesta por correo electrónico, dijo que la política de la compañía no permite a los pasantes, que representan un porcentaje “muy pequeño” de su fuerza de trabajo, trabajar más de 40 horas a la semana en “asignaciones relacionadas con el programa”.

Sin embargo, Foxconn sí reconoció una “cantidad de casos en que partes de nuestros campus no se han adherido a esta política”. Investigamos todos estos casos y confirmamos que si bien todo el trabajo era voluntario y se compensaba adecuadamente, los pasantes trabajaban horas extras en violación de nuestra política”.

El último modelo de Apple, el iPhone X de US$999, enfrentó múltiples contratiempos en la producción que obstaculizaron a algunos proveedores y retrasaron el negocio de Hon Hai, que obtiene más de la mitad de sus ventas de la compañía con sede en California.

Hon Hai es el ensamblador exclusivo del iPhone X y Apple no comenzó a vender su dispositivo hasta noviembre, casi dos meses después de que el iPhone 8 llegara a los estantes. El retraso causó una disminución del 39 por ciento en la ganancia neta de Foxconn en los tres meses que finalizaron en septiembre.

La tardía introducción parecía solo avivar la demanda aún más, con multitudes de entusiastas de Apple haciendo fila fuera de las tiendas a principios de este mes para tener en sus manos uno de los dispositivos el día que salió a la venta. Apple dijo que la demanda del dispositivo era ” fuera de serie”.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.