La exesposa del atacante de Texas dice que “los demonios” lo consumían

La primera esposa del autor de la masacre en la iglesia de Texas lo describió como un hombre enfermo, amenazante y abusivo que constantemente la amenazaba de muerte a ella y a su familia.

La horrenda masacre la cual dejó sin vida a 25 personas se convierte en la matanza más grande de la historia del estado de Texas. Lugar donde Devin Kelley acribilló a sangre fría a los feligreses de la Primera Iglesia Bautista en Sutherland Springs, cerca de San Antonio.

En una entrevista con “Inside Edition”, Tessa Brennaman, de 25 años y ex esposa de Kelley, dijo que sufrió una vida llena de abusos en los escasos 18 meses que estuvo casada con el tirador de Texas.

“Él tenía muchos demonios u odio en su interior”, dijo ella en el programa de televisión, la mujer relató que una vez Kelley la amenazó de muerte apuntándole con una pistola por el simple hecho de haber recibido una multa por manejar a alta velocidad.

“¿Quieres morir? ¿Quieres morir?, me repetía”. Kelley guarda antecedentes por agresión contra Brennaman y su hijo.

Registros públicos indican que Kelley se casó con Tessa Brennaman en 2011 y que se divorciaron en 2012.

Kelley trabajó en preparación logística en la Base de la Fuerza Aérea de Holloman en Nuevo México desde 2010 hasta que fue dado de baja por agredir a su entonces esposa y a su hijastro.

De acuerdo con otros informes que se han conocido esta semana, Kelley fue sorprendido cuando intentaba entrar con armas a una base militar y amenazó de muerte a oficiales superiores. Fue condenado a 12 meses de cárcel por el asalto. Asimismo, fue sospechoso de un ataque sexual en 2013 en New Braunfels, a 35 millas (unos 55 kilómetros) del escenario de la matanza el domingo pasado en Sutherland Springs.

La policía tuvo al menos tres oportunidades para impedir que Kelley tuviera acceso a las armas con las que masacró a buena parte de la feligresía durante el oficio del domingo pasado en la Primera Iglesia Bautista.

El hecho de haberlo confinado contra su voluntad en una institución mental hubiera sido razón suficiente para negarle un arma siempre que el hecho figurase en la base de datos federal utilizada para la verificación de antecedentes de quienes intentan comprar armas.

Después de cometer su asesinato en masa en la iglesia, Kelly fue neutralizado por un vecino que le disparó un par de veces, tras lo cual huyó del sitio. Lo persiguieron un en el trayecto se dio un tiro en la cabeza.

Facebook Comments