Bienvenida imperial del presidente Xi a Trump en su primer viaje a China

El presidente Donald Trump fue agasajado a su llegada a Pekín con toda la exhibición de pompa y boato en un reflejo de la categoría “superlativa” que las autoridades de este país pretenden otorgar a la visita del mandatario para así quizás hacerle olvidar que durante su campaña electoral esta nación fue uno de los principales destinatarios de sus críticas.

El propio Xi Jinping y su esposa Peng Liyuan fueron los guías de la pareja Trump en su visita privada a la famosa Ciudad Prohibida sita en la Plaza de Tiannamen donde en un guiño a la pretensión china por limar asperezas en la relación bilateral, la pareja presidencial pudo apreciar los tres espacios más conocidos de este complejo: el Salón de la Armonía Suprema, el de la Armonía Central y el de la Preservación de la Armonía.

Trump y Melania disfrutaron de un té y una exhibición de ópera. A cambio, el primero mostró a su anfitrión un vídeo de su nieta de cinco años, Arabella Kushner, una figura especialmente mediática en China por su fluido conocimiento del mandarín.

En un sentido menos lúdico, los representantes norteamericanos y su contraparte china firmaron acuerdos por valor de 9.000 millones de dólares, en lo que el viceprimer ministro de economía local Wang Yang, dijo que sólo era un “precalentamiento”.

Dichos acuerdos cubrieron sectores como biotecnología, aviación o inteligencia artificial, señalaron en la rueda de prensa posterior.

El familiar recibimiento de Xi y esposa al matrimonio Trump es poco habitual en visitas de Estado en China, ya que tradicionalmente los líderes extranjeros se encuentran con el mandatario chino y la primera dama en un recinto de aires comunistas y protocolo más estricto, el Gran Palacio del Pueblo, sede del Legislativo.

Xi y Trump, en todo caso, se encontrarán allí mañana, en la reunión de trabajo que mantendrán las dos delegaciones, donde se espera que China y EEUU firmen importantes acuerdos comerciales.

Como aperitivo, el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, y el viceprimer ministro chino para Comercio, Wang Yang, presidieron hoy la firma de una veintena de acuerdos empresariales por valor de 9.000 millones de dólares en el Gran Palacio del Pueblo.

Dichos acuerdos cubrieron sectores como biotecnología, aviación o inteligencia artificial, señalaron en la rueda de prensa posterior.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.