Tiroteo en Texas: el agresor, un ex soldado de 26 años acusado de violencia familiar

Llegó a la iglesia listo para la guerra, vestido de negro, con un chaleco antibalas y portando lo que las autoridades describieron como un “rifle de tipo asalto”.

Devin Patrick Kelley, de 26 años, presuntamente abrió fuego contra una pequeña iglesia de Texas el domingo por la mañana, matando a 26 personas, hiriendo a otras 10 y brindando a la comunidad de dos estaciones de servicio de Sutherland Springs una sombría distinción.

“Estamos lidiando con el mayor tiroteo masivo en la historia de nuestro estado”, dijo el gobernador Greg Abbott en una conferencia de prensa.

El autor de la masacre cuenta con un llamativo curriculum: fue militar y después se dedicó a enseñar en un estudio bíblico. Luego de terminar la secundaria, Kelley sirvió a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, del 2010 al 2014. Según informó la CBS News, el sospechoso fue juzgado por una Corte Marcial en su último año en las fuerzas armadas por conducta deshonrosa.

De acuerdo a su cuenta de LinkedIn, tras su paso por la Fuerza Aérea, donde trabajó en logística y suministro, se ofreció como profesor de estudios bíblicos en la Primera Iglesia Bautista de Kingsville. “Enseñé a nenes de 4 a 6 años en escuelas bíblicas vocacionales ayudando a que sus mentes crezcan y prosperen”, decía sobre el voluntariado que duró un mes.

“Las autoridades ahora están investigando sus redes sociales; en Facebook, en los últimos días, mostró un arma de estilo AR-15 “, indicó Mike Levine, un periodista de ABC News.

En la conferencia de prensa, afirmaron que el agresor llegó a una estación de servicio frente a la Primera Iglesia Bautista cerca de las 11:20 de la mañana. Estacionó su vehículo, cruzó la calle y luego empezó a disparar un fusil Ruger AR hacia la iglesia y seguir disparando tras ingresar al recinto.

Cuando abandonaba el lugar, el agresor fue confrontado por un civil armado, quien lo persiguió. Poco tiempo después, el sospechoso fue hallado muerto en los límites del condado dentro de su vehículo, en cuyo interior había varias armas.

Joe Tackitt Jr., jefe policial del condado Wilson, dijo que el atacante disparó contra la iglesia primero, disparó adentro y al salir, se dio vuelta y siguió disparando. “No creo que hubiera manera de escapar, tenían los banquillos de la iglesia a cada lado”, expresó.

Facebook Comments