Las muertes por los incendios aumentan a por los menos 23 personas

En el norte de California grandes incendios forestales dejaron numerosas pérdidas. Hasta el momento, se registró la muerte de 23 personas, entre ellos, una pareja de ancianos que acaban de cumplir 75 años de casados, la desaparición de otras 550 y la destrucción de más de 3 mil 500 viviendas.

En total, los 22 grandes fuegos declarados han calcinado 68.797 hectáreas, según los últimos datos facilitados por el Departamento Forestal y de Protección contra Incendios de California. Las autoridades hablan ya de uno de los incendios más mortíferos de la historia de California.

Los bomberos y los servicios de emergencia todavía no han conseguido controlar los fuegos, que avanzan principalmente por los condados de Sonoma y Napa, dos zonas ampliamente conocidas en todo el mundo por ser un territorio de viñedos que producen un vino de gran calidad.

Jennifer Laroque, portavoz de uno de los centros de operaciones de emergencia del condado de Sonoma, detalló que más de 550 personas se encuentran en paradero desconocido en esta zona. Por el momento se desconoce si se tratan de vecinos que no informaron de que se disponían a abandonar sus viviendas por el peligro de las llamas, o bien si son víctimas de los incendios.

Por ello, las autoridades han hecho un llamamiento a todos los evacuados a informar a sus familiares de que se encuentran en buen estado.

El incendio más grande de todos los que están ardiendo en el norte de California es el de Atlas, que en los condados de Napa y Solano ha calcinado más de 17.000 hectáreas y que sólo ha sido controlado en un 3 %.

En Santa Rosa un centenar de personas se han visto significativamente afectadas. El daño estructural, uno de los más importantes en el marco de los incendios, podría aumentar, según las autoridades.

El gobernador de California, Jerry Brown, ha declarado el estado de emergencia para los condados de Napa, Sonoma y Yuba debido a la amenaza que suponen los incendios para “miles de hogares”.

Asimismo, ha informado de que al menos 8.000 bomberos se encuentran desplegados en diferentes puntos del estado en un intento por sofocar las llamas. Las autoridades también han enviado una treintena de aviones cisternas y 73 helicópteros a las áreas más afectadas.

Los incendios “han dañado y siguen amenazando las infraestructuras y han provocado el cierre de las principales autopistas y carreteras locales”, ha indicado Brown.

“Es una situación muy seria, está avanzando de forma muy rápida. El calor, la falta de humedad y los vientos están provocando una situación muy peligrosa”, ha explicado Brown durante una rueda en prensa en la que ha insistido en que “el fuego no se encuentra aún bajo control”.

Facebook Comments