Israel sigue a EEUU y anuncia su retirada de la Unesco

 

“La discriminación contra Israel” tiene un precio. Así ha justificado el embajador israelí ante la ONU, Danny Danon, la retirada de Estados Unidos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) por la supuesta “tendencia anti Israel” del organismo multilateral.

Tras la decisión de la Administración Trump, el primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, ha ordenado dar inicio a los preparativos de la retirada de su país de la Unesco.

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, ha anunciado este jueves que Estados Unidos ha decidido retirarse de la organización, después de haber suspendido ya en 2011 el pago de sus contribuciones tras la inclusión de Palestina en el organismo.

La responsable de la organización de la ONU para la Educación, la Cultura y la Ciencia señaló en un comunicado que el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, le ha notificado oficialmente esa decisión, que ella “lamenta profundamente” y considera “una pérdida para el multilateralismo”.

“En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que EEUU se retire de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos”, consideró la directora.

El representante de Israel ante la UNESCO, Carmel Shama-Hacohen, había recomendado poco antes de conocerse la orden de Netanyahu, la salida del país de la UNESCO.

“En los últimos años, la UNESCO se ha transformado en una organización extraña que ha perdido la senda profesional en pro de los intereses políticos de ciertos países”, ha argumentado, según recoge el diario Yedioth Aharonoth.

“Mi recomendación personal al primer ministro Benjamin Netanyahu es que se una a Estados Unidos y se retire de inmediato de la UNESCO”, ha apostillado Shama-Hacohen.

Estados Unidos dejó de financiar a la Unesco después de que realizó una votación en la que decidió incluir a Palestina como miembro en 2011. Pero el Departamento de Estado había mantenido una oficina ante la agencia mientras intentaba influir en políticas tras bambalinas.

Estados Unidos adeuda ahora a la Unesco cerca de 550 millones de dólares en pagos atrasados.

Funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato con la agencia AP dijeron que Estados Unidos está especialmente molesto por aquellas resoluciones de la Unesco que niegan las conexiones judías con ciertos lugares sagrados y por las referencias a Israel como una potencia ocupante.

Facebook Comments