Estados Unidos abandona la UNESCO

El Gobierno de los Estados Unidos anunció su decisión de retirarse de la Unesco como miembro permanente, debido a la “necesidad de una reforma fundamental” y la “continua parcialidad antiisraelí”, según explicaron en un comunicado.

El Departamento de Estado manifestó su voluntad de mantenerse en la organización como miembro observador para “contribuir sus perspectivas y experiencias”. La decisión entrará en vigor el 31 de diciembre del 2018, en línea con la Constitución de la entidad. En 2011, Washington ya había suspendido el pago de sus aportes, cuando se admitió el ingreso de Palestina.

“Esta decisión no se tomó a la ligera y refleja la creciente preocupación de EE.UU. con la deuda creciente con Unesco, la necesidad de una reforma fundamental de la organización y el continuado sesgo anti Israel en Unesco”, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

EE.UU., sin embargo, también dijo que su intención es establecerse como “observador permanente” del organismo para “contribuir con las opiniones, perspectivas y conocimiento estadounidense”.

La medida, que fue comunicada a la directora general de la organización, Irinia Bukova, se hará efectiva a partir del 31 de diciembre.

Bukova, por su parte, lamentó “profundamente” la decisión de Washington, la que calificó como una pérdida para el multilateralismo y para la familia de Naciones Unidas.

“La universalidad es esencial para la misión de la Unesco y para construir la paz y la seguridad internacional frente al odio y la violencia, para la defensa de los derechos humanos y de la dignidad humana”.

Estados Unidos dejó de pagar sus aportes al organismo en 2011 en protesta por su decisión de considerar como miembro a Palestina, que aún no era un Estado reconocido por la comunidad internacional. También estuvo molesto por la controvertida decisión el verano pasado de declarar la ciudad vieja de Hebrón Patrimonio Mundial palestino, que indignó a Israel.

El país ya había abandonado la Unesco entre 1984 y 2003, después de que el entonces presidente Ronald Reagan acusara a la organización de realizar una mala gestión financiera y de mantener un sesgo antiestadounidense en algunas de sus políticas.

Volvió a integrarla en octubre de 2003, cuando era presidente George W. Bush.

La noticia se da en medio de las negociaciones por la continuidad del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que incluye a México, a Canadá y a EE.UU. y que Trump había dicho que no beneficiaba mucho a su país. Y va en consonancia con la política del republicano, que prometió llevar adelante una política exterior que pusiera a “Estados Unidos primero”.

Facebook Comments