Diez muertos por devastadores incendios en Napa y Sonoma

Al menos diez personas murieron en los devastadores incendios en el norte de California, que ya han arrasado casi 29.000 hectáreas y han provocado la evacuación de, al menos, 20.000 personas de sus casas, informaron las autoridades locales.

Hasta 1.500 edificios han sido destruidos y más de 103.000 personas se encuentran sin gas ni electricidad, especialmente en los condados de Napa y Sonoma, dos de las zonas más dañadas.

Fue en el condado de Napa donde, durante la madrugada, se registraron tres grandes incendios y varios de menor envergadura, indicó Molly Rattigan, portavoz del condado.

Según las autoridades, el fuego ya ha devorado casi 30.000 hectáreas en el norte de California, sobre todo en los condados de Napa y Sonoma, el corazón de los viñedos y bodegas que hacen famosa a esta región de California por su producción de vinos de gran calidad.

El alguacil del condado de Sonoma confirmó la muerte de otras siete personas, con lo que el número de fallecidos asciende a diez.

Esos incendios se han ido extendiendo a lo largo de las horas, provocando nuevos focos, y llevaron al gobernador del estado, Jerry Brown, a declarar el estado de emergencia en algunos condados del norte de California, donde se encuentran gran cantidad de los viñedos que hacen famoso el vino del estado.

Más de 103.000 personas se encuentran sin gas ni electricidad, especialmente en los condados de Napa y Sonoma, donde 45.000 vecinos no tienen energía.

Además, los incendios provocaron el cierre de la principal autopista que une la ciudad de San Francisco con los condados del norte de California debido a que el fuego llegó a acercarse hasta los límites de la carretera con grandes llamas y un espeso humo que impedía la visibilidad, según vídeos de televisiones locales.

El peor incendio en la historia reciente de California fue en Cedar, en el condado de San Diego en 2003, que destruyó más de 2.800 hogares.

En 2007, otro fuego, también en el condado de San Diego, destruyó 1.600 hogares.

Los dos ocurrieron en octubre, mes que suele concentrar los incendios en California debido a los conocidos como “vientos del diablo”, unas ráfagas de aire que, junto a las altas temperaturas y la sequedad de la maleza, permiten la expansión rápida del fuego.

Facebook Comments