Argentina pierde chances de ir al mundial y Perú sueña con Rusia 2018

Ni con el cambio de estadio ni con el calor del aliento del público de La Bombonera Argentina mostró la solidez que necesitaba para dominar un partido decisivo ante Perú. Porque los estadios no inciden en el juego de un equipo y lo que mostró la Albiceleste fue pobre, previsible y muy alejado del nivel que tienen sus futbolistas en sus respectivos equipos.

Argentina saltó al campo jugando con una presión muy alta y dominando totalmente el desarrollo del encuentro. Perú reculaba en esos primeros 25 minutos con la única misión de cortar el circuito de juego entre Messi, Banega, Biglia y Gómez.

La ‘Albiceleste’, sin llegar a ser claro en el concepto de llegar hasta Gallese, dispuso de ocasiones suficientes para vencer la meta de Gallese, pero la falta de puntería de Benedetto, Di María, Gómez y compañía continuaban dejando en cero el ataque de los locales.

La escuadra peruana atrapa por el momento una opción de partido y revancha con Nueva Zelanda. Aún debe jugar con Colombia en Lima. La última vida que le resta a los argentinos la pondrá en juego frente a Ecuador en la altura de Quito el próximo martes.

Apenas hubo relámpagos del talento de Messi, otra vez sin compañía, sin socios para devolverle un pase redondo, en un equipo sin noción de conjunto, aunque también abusó de jugadas individuales.

En la segunda parte arrancó con furia Argentina, la que pedía su entrenador. Y a los pocos minutos entre Biglia y Messi pudieron inaugurar el marcador, pero el tiro de Leo se estrelló en el poste derecho.

Fue la ocasión más clara del segundo tiempo, en el que Sampaoli no consiguió acertar con los cambios -la entrada de Gago por Banega y Rigoni por Di Maria no funcionó y, para colmo, Gago se lesionó de gravedad -posible rotura de ligamentos de nuevo- y tuvo que entrar Enzo Pérez, dejando a Dybala e Icardi en el banquillo- y Leo Messi no se bastó solo para romper el empate, por más que de la nada creara ocasiones, puesto que sus compañeros no estuvieron a la altura.

Pero estas cantidades de situaciones de gol no significaron que Argentina haya jugado bien. En absoluto, ya que las mayorias de esas ocasiones frente a Gallese fueron productos de jugada individuales. Hubo muy poca conexión de juego, ya que esta vez Banega no estuvo a la altura de otros encuentros y Messi volvió a ser el único que trataba de ser el que iniciaba todas las jugadas.

Los peruanos tuvieron la última del partido y Romero paralizó los corazones al desviar un libre directo de Paolo Guerrero que buscaba el ángulo derecho del meta del Manchester United.

Ahora, Argentina se jugará su clasificación para el Mundial de Rusia 2018 en una última jornada apasionante en la que se medirá a Ecuador (ya sin opciones) y en la que cinco equipos -Chile, Colombia, Perú, Argentina y Paraguay- se jugarán dos plazas directas y una en la repesca. Argentina ganando se aseguraría, como mínimo, la repesca.

Facebook Comments