40% de consumidores escucha música pirata en Google y YouTube

El reporte indica que al menos el 85% de los usuarios de YouTube accede a la plataforma para reproducir música.

De acuerdo a un nuevo informe de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI  Al menos el 40% de los consumidores escucha música ”pirata” que ha obtenido, sobre todo, de copiar el contenido de las plataformas de streaming, como YouTube y Google.

El “stream ripping” consiste en hacer una copia de los contenidos difundidos por medio de transmisiones en línea, un hábito ilegal presente en el 53% de los internautras de entre 16 y 24 años, según el informe anual.

Las maneras de piratear evolucionan rápidamente y el fenómeno del stream ripping, dominante en estos momentos y que consiste en hacer una copia perenne de contenidos difundidos en streaming, no deja de desarrollarse y la usan ya el 53% de los internautras entre los 16 y 24 años, según el informe anual de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés).

En estas escuchas ilegales, los motores de búsqueda en Internet “juegan un papel determinante”, asegura el estudio, estimando que el 54% de quienes cargan música ilegalmente lo hacen usando Google.

Otro problema para la industria discográfica son las escuchas en video, sobre todo en YouTube, que representan más de la mitad del tiempo de escucha en streaming, sin que los músicos reciban ninguna remuneración, lamenta la IFPI. Esta asociación presiona para que se legisle contra este agravio: según el informe, el 85% de los usuarios de YouTube se conecta por la música.

Naturalmente las compañías de servicios streaming de música no lo promueven y mucho menos lo permiten, por lo que ellas también resultan afectadas con este tipo de prácticas -sin olvidar a los principales afectados como las discurras y los autores-. Sin embargo, Google y YouTube siguen siendo la principal fuente para buscar sitios que permitan este tipo de métodos.

Según el reporte de la IFPI, llama la atención que del 40 por ciento que consume música de forma ilegal, el 53 por ciento tiene entre 16 y 24 años de edad, es decir Millennials y generación Z.

El problema es importante si se considera que el consumo ilegal se traduce en ganancias no obtenidas por parte de las discurras y artistas, pues de ser legales se incrementaría la participación de la música streaming en las ventas a nivel mundial, que actualmente ya representa más de 15 mil 700 millones de dólares, tres veces más que las generadas por la venta de CD.

Facebook Comments