Las pruebas de ADN demuestran que Salvador Dalí no tuvo hijos

Las pruebas biológicas han demostrado que Pilar Abel no es hija biológica de Salvador Dalí. La fundación Gala-Salvador Dalí informó en un comunicado que luego de una exhumación del cadáver del pintor para recoger muestras de ADN, los resultados obtenidos no coincidieron.

Abel interpuso una demanda de paternidad en la que argumentaba que ella era fruto de la relación de su madre con Salvador Dalí en el verano de 1955.

El pasado 20 de julio, los restos de Salvador Dali fueron exhumados de la cripta situada dentro del Teatro-Museo de Figueres (noreste de España), donde estaba enterrado.

Tras cotejarlos con las muestras de saliva de Abel, los expertos han concluido que los resultados obtenidos permiten excluir a Salvador Dalí como padre biológico de Pilar Abel Martínez, según el dictamen del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, que el Juzgado de Primera Instancia número 11 de Madrid ha hecho llegar a los letrados de la Fundación Gala-Salvador Dalí.

Pilar Abel basó su afirmación ante el juzgado de Madrid tras asegurar que su madre habría mantenido relaciones con el pintor a principios del verano de 1955 cuando era niñera en una casa. Tras ello, el Poder Judicial español decidió la exhumación del cuerpo de Dalí para que pueda realizarse la respectiva prueba de ADN.

Así que la noche del 19 de julio se dio la exhumación del cuerpo del pintor en la cripta situada dentro del Teatro Museo de Figueres. Se colocó una carpa sobre la tumba para que la indagación sea lo más hermética posible. Se extrajeron dientes, uñas y huesos.

Dalí estuvo casado durante medio siglo con Elena Ivanovna Diakonova, Gala, con quien no tuvo hijos. Él siempre se declaró estéril. Lo decía con orgullo.

Pese a esos indicios y a la oposición de la Fundación, la Justicia avanzó con la orden de exhumación. Se concretó el 23 de julio en medio de extremas medidas de seguridad para evitar que se pudieran filtrar imágenes del cuerpo.

Narcís Bardalet, el hombre que lo embalsamó, reveló al día siguiente que los rasgos del artista se mantenían casi intactos después de 28 años. Incluso contó que su mítico bigote seguía en su lugar, “marcando las 10 y 10”.

La Fundación Gala-Dalí, que se anticipó a difundir la noticia del ADN, señaló que “se pone fin a una absurda y artificial polémica”. Y consignó que “la figura de Dalí quede definitivamente excluida de unas pretensiones totalmente infundadas”.

Facebook Comments