Julián Gil: “Si tengo que ir preso, pues iré preso”

Frustrado y cansado por el pleito que ha sostenido en los tribunales con Marjorie de Sousa, Julián Gil explotó ante los medios de comunicación a su llegada al Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México.

El actor argentino viajó a México para la audiencia en el juzgado donde encarará a su expareja que le exige cerca de 15,000 dólares de pensión para su hijo Matías, al que Gil solo puede ver una hora bajo supervisión de las autoridades.

Harto del trato que le han dado en su figura como padre, el talento de Telemundo advirtió que será la última vez que visite a su pequeño así, aunque le cueste su libertad.

“Lo digo hoy, el día 8 voy a ver a mi hijo como me corresponde, como me lo pide el tribunal, pero será la segunda y la última vez. Si tengo que ir preso, pues iré preso”, expresó visiblemente alterado.

Julián Gil confirmó lo expuesto en el documento. “Tengo que demostrar en qué me estoy basando para hacerlo (pedir la prueba de ADN) y lamentablemente se está señalando a Gabriel (Soto) que también yo lo meto en la demanda, pero es mi evidencia”, aseguró Julián Gil a Univision Entretenimiento.

Al actor y empresario le gustaría hablar con Gabriel Soto, para explicarle, pues “me puedo imaginar lo que debe estar viviendo. Si yo estoy viviendo un calvario, yo sé que también él”. Julián Gil insistió en que Matías es su hijo, pero alegó que tuvo que demandar la prueba de ADN para borrar toda duda de la historia.

Marjorie de Sousa y Julián Gil volverán a encontrarse en la corte, en México, en una audiencia para discutir la demanda por manutención y relaciones paternofiliales.

Horas antes de presentar al juzgado, el argentino apuntó que se está “rompiendo el lomo trabajando” para poder pagarle los 6,400 dólares mensuales que le corresponden al bebé. Sin embargo, insistirá en que la pensión, que provisionalmente se determinó fuese del 20 por ciento de sus ingresos, le sea reducida a un 4 por ciento.

Por último, Julián Gil confirmó que no dejará esperando a Matías Gregorio en el centro de convivencia, pues sí se someterá a lo dictaminado hasta el momento por la justicia mexicana, pero esta será la última vez que se expondrá a ver en esas condiciones a su hijo.

Aseguró que está dispuesto a ir a la cárcel por incumplir las órdenes de un juez sobre el particular pues “pienso que estando preso puede que tenga todavía muchos más derechos que estando en el tribunal”.

Facebook Comments

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.