Trump pondrá fin a programa de 800.000 dreamers

El destino de 800.000 jóvenes está a punto de torcerse en Estados Unidos. Tras meses de tira y afloja, el presidente Donald Trump está decidido, según medios estadounidenses, a suspender la orden que permite permanecer en el país a los dreamers, los inmigrantes sin papeles que llegaron siendo menores.

La decisión, que aún es susceptible de cambio, se anunciaría el martes y vendría acompañada con una prórroga de seis meses para que el Congreso pueda buscar una salida. Su promesa electoral fue acabar con este programa, aprobado por Barack Obama en verano de 2012 y que nunca ha gozado de las simpatías de los republicanos.

Pero la cancelación, aunque sería bienvenida por el núcleo duro de su electorado, le situaría en el lado más oscuro y radical del espectro político. El mismo que ya abrazó al indultar al exsheriff Joe Arpaio o al jugar a la equidistancia frente a los neonazis de Charlottesville.

Trump ya habría informado de su decisión al presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano Paul Ryan.

Ryan, otros republicanos, numerosos demócratas y líderes empresariales han presionado a Trump para que mantenga DACA, un programa que promulgó en 2012 el entonces presidente Barack Obama y gracias al que 800.000 jóvenes indocumentados han podido frenar su expulsión, obtener un permiso temporal de trabajo y, en algunos estados, una licencia de conducir.

Trump puede acabar con DACA mediante una orden ejecutiva, el mismo mecanismo que Obama usó para promulgar el plan en 2012 con carácter temporal, pues el Congreso es el único que tiene capacidad para aprobar leyes y cambiar el sistema migratorio de EEUU.

Durante la campaña electoral, Trump prometió que acabaría con DACA, aunque posteriormente, ya desde la Casa Blanca, reconoció que ese era “uno de los temas más difíciles” a los que tenía que hacer frente durante su presidencia y aseguró que lo encararía “con corazón”, sin dar más detalles.

El ejecutivo del expresidente Obama creó el programa en 2012 como un recurso temporal para impedir la deportación de inmigrantes jóvenes que no tienen recuerdos ni vínculos con sus países de origen mientras buscaba sin éxito una revisión más amplia de la regulación migratoria en el Congreso.

El DACA protege a las personas que pueden probar que llegaron de forma ilegal a territorio estadounidense antes de cumplir 16 años, llevan varios años en el país y no cometieron delito alguno en ese tiempo. A 31 de julio de 2015, más de 790.000 jóvenes migrantes participaban en el programa, según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos.

Facebook Comments