Donald Trump quiere reducir la inmigración legal a la mitad

El presidente de EE.UU., Donald Trump, respaldó este miércoles un proyecto de ley que reduciría a la mitad la entrada de inmigrantes legales permanentes a lo largo de la próxima década, un ambicioso plan que puede seducir a su base electoral pero que difícilmente superará la oposición demócrata en el Senado.

Trump, que durante la campaña electoral prometió reformar el sistema migratorio del país para que estuviera “basado en el mérito”, anunció su apoyo a una propuesta legislativa que cambiaría el sistema de concesión de permisos de residencia permanente y eliminaría la “lotería” global que sortea visados cada año.

“Esto representaría la reforma más significativa a nuestro sistema de inmigración en medio siglo”, aseguró el presidente en una comparecencia ante la prensa en la Casa Blanca.

El afán republicano por reducir la inmigración legal en EEUU perjudicaría a los sectores que dependen de la mano de obra inmigrante, mermaría el crecimiento económico, y subiría los precios para los consumidores, advirtió un nuevo informe.

La medida reduciría de algo más de un millón a 540,000 el número de inmigrantes que podrían venir a Estados Unidos legalmente cada año. Para lograrlo, crearía un sistema de requisitos que tendrían que llenar los aspirantes, incluyendo el hablar inglés y tener habilidades especiales supuestamente en demanda. Y restringiría la inmigración basada en la familia solamente a padres e hijos menores de 18 años de ciudadanos norteamericanos.

Se trata de condiciones taimadamente elaboradas para atajar el ingreso de minorías étnicas que van camino de hacerse mayoría, como la hispana, la negra y la asiática, lo que ha creado una incertidumbre y un recelo en la población blanca no hispana que, en vez de contrarrestar, explotan cínica y peligrosamente populistas como Trump.

La propuesta es económicamente contraproducente porque reduciría de manera drástica la mano de obra que necesitan ramos claves de nuestra economía que no dependen de trabajadores con habilidades especiales que no sean sus deseos de trabajar duro.

Entre los afectados estarían la agricultura, la construcción y los servicios, especialmente el turístico. Paradójicamente, cualquier recorte en la inmigración legal alentaría la ilegal, pues los sectores perjudicados tendrían que recurrir a ella para sobrevivir.

El proyecto también eliminaría la ‘lotería para la diversidad’, que asigna hasta 50,000 visas al año para los ciudadanos de países que tradicionalmente tienen bajas tasas de inmigración a Estados Unidos. Esta ‘lotería’ fue creada por el Congreso de la Unión en 1990, en parte para fomentar la entrada de inmigrantes irlandeses, aunque en los últimos años ha beneficiado sobre todo a ciudadanos de los países africanos.

Varios países americanos, en concreto México, Colombia, Perú, Brasil, El Salvador, la República Dominicana, Jamaica, Haití y Canadá, están excluidos de la lotería porque durante los últimos cinco años más de 50,000 ciudadanos de esas naciones han emigrado a Estados Unidos.

Facebook Comments