Al menos dos muertos deja mega operación en favelas de Río de Janeiro

Al menos 2 personas murieron hoy durante una operación a gran escala de las fuerzas de seguridad brasileñas en varias favelas de la zona norte de Río de Janeiro en la que buscaban cumplir 40 órdenes de prisión, informó el secretario regional de Seguridad Pública, Roberto Sá.

De acuerdo con Sá la operación contó con la presencia de casi 5.000 hombres entre militares de las fuerzas armadas y policías.

La operación busca a 40 responsables de robos de camiones de carga, un flagelo más de este estado al borde de la bancarrota, azotado por la corrupción, las guerras entre bandas de narcotraficantes y las ejecuciones perpetradas por milicias parapoliciales.

El secretario de Seguridad de Rio, Roberto Sá, indicó que “dos criminales murieron en enfrentamientos” en los morros de Lins y de Sao Joao, ambos de la zona norte.

Hubo además 18 detenidos, 15 de ellos de la lista de buscados, y otros tres “en flagrante delito”, precisó Sá en una conferencia de prensa.

Decenas de uniformados en ropa de camuflaje estaban apostados en los alrededores de la comunidad de Lins, con sus armas listas para disparar, en tanto que carros blindados y dos jeeps bloqueaban el acceso al lugar, comprobó la AFP.

El despliegue involucra a unos 3.600 miembros del Ejército, otros 1.500 de los distintos cuerpos de la policía, más de 600 vehículos de las fuerzas armadas y 70 blindados.

“Vamos permanecer en la zona hasta que se cumplan los objetivos. Pueden ser 24 horas, el fin de semana, tres días o 15 días. El objetivo es bloquear el crimen organizado”, dijo el ministro de Defensa, Raul Jungmann, a TV Globo.

“El crimen en Río de Janeiro tiene que sentir que ya no tiene la seguridad con la que contaba anteriormente”, advirtió.

A media jornada, según el titular de seguridad de Río de Janeiro, se habían concretado 18 detenciones, entre ellas las de dos menores, y se habían incautado vehículos, tres pistolas y una granada y una cantidad de droga que evitó concretar.

“Lo más importante es la demostración de que el Estado tiene que ser más fuerte que el crimen”, dijo Sá en una rueda de prensa en la que admitió que, pese al impresionante despliegue, no se ha detenido, hasta ahora, a ningún jefe del narcotráfico en la zona.

El objetivo, como ya se vio durante los Juegos Olímpicos hace exactamente un año, es integrar las diferentes fuerzas de seguridad estatales y federales en el combate al crimen, aunque no necesariamente tenga los resultados esperados. Durante los Juegos, con 21.000 soldados patrullando hasta las playas cariocas, los robos en las calles aumentaron más de un 66%; los robos de carga un 50% y los de vehículos un 33%. Durante el Mundial de Fútbol de 2014, que también contó con el apoyo de las Fuerzas Armadas, esos índices también se dispararon.

Facebook Comments