Asesinado en México Javier Valdez, el gran cronista del narco en Sinaloa

La narcoviolencia ha vuelto a asesinar a un periodista en México. Javier Valdez, periodista de Ríodoce, uno de los reporteros que más y mejor ha contado la violencia del narcotráfico en Sinaloa, ha sido disparado a plena luz del día en Culiacán, la capital del Estado, después de que unos hombres interceptaran su vehículo, según las primeras versiones recogidas por el semanario en el que trabajaba.

Valdez es el sexto periodista asesinado en lo que va de año en México, más de la mitad, ya que el año pasado batió récords con 11 ejecuciones. Desde 2000, han muerto más de 100.

Un grupo de hombres le disparó a pocas cuadras del semanario que fundó, Ríodoce, en su Culiacán natal. Tenía 50 años, estaba casado y era padre de una hija.

México es el tercer país donde más periodistas son asesinados: 105 desde 2000 (sólo Siria y Afganistán son más peligrosos para la prensa), y Valdez era el de mayor perfil y el más conocido a nivel internacional.

Su trabajo le había valido a Ríodoce en 2011 el Premio Moors Cabot, que entrega la Universidad de Columbia, y ese mismo año el Premio Internacional a la Libertad de Prensa, que otorga el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Una fuente de la fiscalía confirmó a la AFP que “fue atacado a balazos”.

“En Culiacán, Sinaloa, es un peligro estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el Gobierno (…) Uno debe cuidarse de todo y de todos”, había dicho este periodista en el discurso que dio en 2011, al recibir el Premio Internacional de la Libertad de Prensa del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

“Ser periodista es como formar parte de una lista negra. Ellos van a decidir, aunque tú tengas blindaje y escoltas, el día en que te van a matar”, comentó también Valdez en una de las presentaciones de su último libro, “Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia”.

Sin embargo, el fiscal general de Sinaloa, Juan José Ríos, aseveró que no conocía de amenazas contra el periodista.

“De Javier no habíamos tenido ningún señalamiento”, declaró a la prensa.

Facebook Comments