El mp3 es oficialmente declarado muerto

MP3, el formato de codificación de audio digital, cambió la manera en la escuchamos música y condujo a la adopción de numerosos nuevos aparatos durante las últimas décadas. Ahora, el MP3 está muerto. El desarrollador del formato anunció que había oficialmente eliminado su programa de licencias.

El centro de investigación alemán que en sus inicios dio vida al popular formato de audio y que además tiene los derechos del mismo, Fraunhofer IIS, ya ha hecho oficial la noticia de que este es un tipo de fichero que da por finalizado.

La principal razón de esta decisión es que para este laboratorio, en la actualidad ya existen otras alternativas consideradas como mejores, opciones que además de más eficaces a la hora de comprimir el audio a tratar, la pérdida de calidad del mismo respecto al original es mucho menor. Más concretamente hacen referencia a otros formatos tales como ACC o MPEG-H, que verá la luz en breve.

De este modo el mencionado Fraunhofer IIS junto a la empresa Thompson Multimedia, también conocida como Technicolor, dejará de tramitar licencias de uso para el sistema MP3, por lo que ya no saldrán al mercado más productos compatibles con el extendido formato.

Esta debe haber sido una dura decisión, ya que el uso del MP3 en todo el mundo en su momento, hace ya más de 2 décadas, supuso una auténtica revolución en el mercado musical, ya que cambió radicalmente la manera en la que usábamos este tipo de archivos multimedia.

El formato MP3 comenzó a desarrollarse en los años 80 por un grupo de investigadores alemanes que se pusieron con objetivo obtener un formato digital de audio que redujera el tamaño de la música almacenada en CDs, sin pérdida de calidad. Por aquel entonces, 10 o 12 canciones ocupan cerca de 700 MB de almacenamiento.

El nuevo formato, llamado MPEG-1 Audio Layer III, comenzó a usarse en 1993 en ámbitos profesionales. En 1995 se estandarizó y se usó por primera vez la extensión .MP3 para diferenciar los ficheros musicales codificados con este algoritmo.

Gracias a su capacidad para reducir los archivos musicales 10 o 15 veces su tamaño con escasa pérdida de calidad, el formato MP3 fue elegido por las primeras redes de intercambio P2P, Napster y AudioGalaxy, para intercambiar ficheros musicales. La piratería hizo el resto. En pocos años, MP3 se convirtió en el estándar de audio más popular, licenciándose a todo tipo de reproductores musicales MP3, software de audio, dispositivos portátiles, etc.

Cabe destacar que el formato MP3 reducía hasta 15 veces el peso de los archivos de audio. Con poco más de dos décadas el mítico formato de almacenamiento tuvo varios méritos, entre ellos se destaca realizar el salto de la música analógica a la digital, el declive de los formatos de almacenamientos físicos y la apertura para plataformas como Spotify.

Facebook Comments