Corea del Norte lanzó un misil balístico y vuelve a desafiar al mundo

Corea del Norte disparó un misil balístico, un lanzamiento efectuado desde una provincia del norte del país, que constituye el primer ensayo militar de Pyongyang desde la llegada al poder en Seúl del nuevo presidente, Moon Jae-In.

El misil balístico, lanzado desde la estación de Kusong, en el noroeste del país, fue disparado hacia las 05H30 hora local (20H30 GMT) y recorrió cerca de 700 kilómetros, indicó el Estado Mayor Conjunto de Seúl.

Tras el lanzamiento, el recién estrenado presidente Moon convocó una reunión de emergencia con su gabinete de seguridad, informó su portavoz.

“El presidente (…) expresó su profundo pesar después de la provocación insensata del Norte, lanzada sólo días después del inicio de un nuevo gobierno en el Sur”, dijo su portavoz después de la consulta.

Según Tomomi Inada, ministro de Defensa de Japón, el misil habría alcanzado una altitud superior a los 2000 kilómetros, por lo que se sospecha que podría tratarse de un nuevo tipo de misil de mayor alcance que los que probados hasta ahora.

El Comando del Pacífico del ejército estadounidense considera que “la trayectoria del vuelo no es consistente con un misil balístico intercontinental”. En el mismo sentido se ha expresado David Wright, codirector del Programa de Seguridad Global de la Unión de Científicos Preocupados.

 

Según sus cálculos, el vuelo del proyectil hace pensar en un rango de alcance de hasta 4.500 kilómetros, superior al alcance de los misiles probados por Pyongyang hasta el momento, pero aún no lo suficientemente potente para alcanzar territorio norteamericano.

Expertos reportan que Corea del Norte ha hecho cuatro pruebas fallidas de lanzamiento de misiles balísticos. Consideran que ese estado ha avanzado mucho en esta materia. En abril Corea del Norte celebró el 105 aniversario de su fundador con un gran desfile militar donde mostró sus misiles.

En ese momento el país advirtió que están “listos para responder con ataques nucleares a cualquier ataque nuclear”, según dijo el vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estado Choe Ryong Hae.

Japón y Corea del Sur están en la primera línea de fuego y pretenden que Washington se mueva con cautela, evitando acciones militares que pudieran desencadenar una conflagración mayor. De la misma opinión son Pekín y Moscú, quien han tratado de calmar la situación. China incluso llegó a afirmar que quien desate un conflicto bélico en Corea del Norte “deberá pagar el precio”.

Facebook Comments